Pronombre acuerdo -antecedent es un concepto dentro del lenguaje en el que una función debe pronombre correctamente y de acuerdo con el antecedente al que se refiere. Un pronombre toma el lugar de un sustantivo dentro de una oración, como “él” o “su”, mientras que un antecedente es el sustantivo en una oración a la que se refiere un pronombre y toma el lugar de. Por ejemplo, en la oración “Bill se comió la pizza que hizo”, el pronombre “él” se refiere a “Bill”, que es el antecedente. La concordancia pronombre-antecedente se asegura cuando la persona, el género y el número son adecuados entre ambos.

En la oración “Bill se comió la pizza que hizo”, el pronombre “él” se refiere a “Bill”, que es el antecedente.

La idea básica detrás de la concordancia pronombre-antecedente surge de la necesidad de asegurar la coherencia lógica dentro de una oración. Los pronombres y antecedentes deben coincidir para garantizar que el lector o el oyente pueda comprender claramente a qué se refiere un pronombre. Sin embargo, también es una regla gramatical, y la falta de concordancia pronombre-antecedente puede hacer que la escritura parezca poco profesional y sea criticada en trabajos académicos.

La palabra “yo” se considera primera persona, ya que expresa algo desde el punto de vista del escritor.

Una de las primeras cosas que debe asegurarse para la concordancia pronombre-antecedente es que la “persona” se mantenga entre ellos. En este caso, “persona” se refiere a si se utiliza el idioma de primera, segunda o tercera persona. La palabra “yo” se considera primera persona, ya que expresa algo desde el punto de vista del escritor, mientras que “usted” es segunda persona y está destinada a dirigirse al lector. En la oración, “Bill fue a la tienda y compraste algunos comestibles”, hay una falta de acuerdo entre “Bill”, la tercera persona y “tú”. Esto debería ser “Bill fue a la tienda y compró algunos alimentos”, para garantizar claridad y precisión.

También es importante mantener la coherencia de género para lograr una concordancia adecuada entre pronombres y antecedentes. En la oración, “Bill abrió la puerta rápidamente ya que podía escuchar el teléfono sonar”, hay mucho espacio para la confusión. A menos que el contexto haya establecido alguna base para que “Bill” cambie de género, esta oración no tiene mucho sentido. Esta es también una consideración importante para evitar el sexismo por escrito; el uso de antecedentes neutrales con pronombres masculinos a menudo se considera poco profesional.

El número de objetos también es importante para la concordancia pronombre-antecedente. Si el antecedente es plural, entonces el pronombre también debe ser plural. “A mi perro le gusta ladrar cuando me oyen llegar a casa”, no tiene sentido ya que no hay un acuerdo numérico. El antecedente debe cambiarse a “perros” o el pronombre debe convertirse en singular. En este caso, el verbo “escuchar” también se efectúa ya que se basa en el número del pronombre.