Una buena cultura empresarial promueve una experiencia laboral positiva.

La cultura corporativa es un conjunto de características que definen un negocio. Implica las actitudes de los empleados, los estándares (políticas y procedimientos) y los ritos y rituales. La cultura de una empresa está relacionada con las características que se encuentran en la sociedad circundante, pero también tiene algunos rasgos, como un sistema de jerarquía, que son únicos. Puede ser negativo, neutral o positivo y, aunque a algunas empresas les gusta presentar la cultura corporativa como estática, en la mayoría de los casos, cambia con el tiempo.

Componentes principales y desarrollo

Una cultura corporativa que se basa demasiado firmemente en el control y la estabilidad puede eventualmente estancarse.

La actitud de quienes están dentro de una empresa es quizás el elemento más fundamental de la cultura corporativa. Cuando los ejecutivos, gerentes y empleados de base están todos en la misma página en cuanto a los valores corporativos básicos, es posible llegar a un acuerdo general sobre las relaciones que deben establecerse para reflejar con precisión el conjunto deseado de características para el negocio. Por ejemplo, cuando a los empleados se les brindan formas de hacer sugerencias que podrían mejorar la productividad o el entorno laboral general de la empresa, se puede decir que el entorno es inclusivo, ya que permite la libre comunicación entre todos los empleados de la empresa.

La cultura corporativa es establecida por los líderes de la empresa e involucra las actitudes de los empleados, estándares corporativos, ritos y rituales.

Las personas en una empresa utilizan su actitud colectiva para establecer estándares que rigen el funcionamiento de la empresa. Las empresas suelen expresar estos estándares en términos de políticas y procedimientos que definen cómo operará la empresa. Esto incluye cómo los diferentes departamentos o funciones se relacionan entre sí en el proceso de producción, la línea de comunicación establecida entre la gerencia y los empleados departamentales y las reglas que rigen la conducta aceptable de los empleados. Otros elementos se desarrollan en base a las políticas y procedimientos adoptados.

La cultura corporativa generalmente incluye algunos ritos o rituales. Algunos ejemplos son un bono de vacaciones anual, una semana en el verano cuando toda la empresa cierra, o incluso el nombramiento de un empleado del mes. Estos ritos ayudan a unir a las personas y brindan cierto sentido de identidad colectiva. No siempre son parte de la política formal, pero se vuelven rutinarios y esperados debido a la aceptación general por parte de la fuerza laboral.

Relación con la cultura general

De alguna manera, las culturas corporativas y generales externas siempre están conectadas. La sociedad en la que se ubica la empresa da forma a las actitudes individuales que tienen los empleados en gran medida, por ejemplo, y son esas actitudes las que son la base del entorno empresarial. Ésta es una de las razones por las que las características corporativas varían tan drásticamente de una región a otra; la empresa se socializa y se estructura en función de lo que la gente piensa y hace fuera del trabajo, lo que varía según la región geográfica.

Al mismo tiempo, las culturas que se encuentran en las empresas tienen rasgos que no son comunes a grupos ajenos a las empresas. La mayoría de las empresas valoran un sistema de jerarquía, por ejemplo, como empleado de bajo nivel, gerente y director ejecutivo . Los deberes y competencias de cada nivel de la jerarquía a menudo se hacen cumplir estrictamente, y las personas tienden a reconocer que deben seguir caminos particulares para ascender en la empresa. Fuera de las empresas, sin embargo, la promoción de la igualdad y la eliminación de una estructura jerárquica o de clases suele ser un objetivo. Las personas a menudo valoran la independencia y la capacidad de abordar diferentes situaciones, problemas u objetivos desde diferentes perspectivas.

Ajuste

Cuando el equipo de administración de personal de una empresa necesita contratar a un empleado, considera la cultura de la empresa además de las habilidades y la experiencia del candidato. El objetivo es encontrar empleados que encajen bien, es decir, cuyas creencias y comportamientos coincidan con los que ya están presentes en la empresa. Los miembros de la gerencia tienden a creer que hacer esto reduce las posibilidades de conflictos y aumenta la probabilidad de que el nuevo empleado asimile y contribuya de manera eficiente. Esto es a menudo lo que distingue a dos candidatos muy similares.

Tipos

Hay muchas formas de clasificar los entornos corporativos, pero en general, la forma más sencilla es clasificarlos de forma negativa, neutral o positiva. Una etiqueta de negativo generalmente significa que los trabajadores no se sienten cómodos, reconocidos o apoyados. También está asociado con actividades o políticas que van en contra de la cultura general externa, porque la transición entre los dos conjuntos de características en conflicto puede ser estresante. Otro problema común es que los ritos o las políticas cambian de manera rutinaria, lo que genera confusión o ineficacia. Este tipo de entorno puede dar lugar a conflictos directos o indirectos entre empleados.

Neutral means that the business neither supports nor hinders its employees. Productivity and subsequent market share are not impressive but are high enough to allow the company to continue operating. This type of environment often occurs because there is no clear leadership in the business.

Companies with a positive corporate culture set tend to see employees as their most valuable asset. They have clear objectives and push employees to meet them, but they are sensitive to personal and group needs. Collaboration is a hallmark, with employees often demonstrating high productivity and company loyalty.

Change

Business environments are rarely static — they evolve over time as the attitudes of employees and the circumstances surrounding the company change. The changes sometimes happen very slowly and are not intentional, although, in other cases, business leaders make a conscious decision to make modifications in the company, such as giving employees more ways to provide their input in order to foster a sense of collaboration and respect. Some employees have trouble with cultural shifts if they happen abruptly, so most businesses are careful to provide a period of adjustment.

Despite the fact that nearly all companies adapt over time, some make a consistent environment or value set a selling point. A company that sells “homemade” jams, for example, can point out it still uses the same recipe and methods as it did 75 years ago. Companies that do this are often trying to make a profit from the fact many people look for some constancy when everything else is shifting.