Danza de los Limones: Tradición cultural y festiva

Anuncios

La “danza de los limones” es un término que se usa para referirse a la práctica de reasignar malos maestros a nuevas escuelas o distritos, en lugar de despedirlos. Por “malos” maestros, esto significa personas que han sido condenadas por delitos o que han hecho otras cosas éticamente cuestionables. Es comprensible que muchas personas en la comunidad educativa y más allá estén molestas con esta práctica, y se han propuesto varias reformas para poner fin a la práctica.

“Danza de los limones” se refiere a la práctica de reasignar malos maestros a nuevas escuelas.

También puede escuchar el baile de los limones llamado “pasar la basura” o “el trote de pavo”. Se debe al simple hecho de que es extremadamente difícil deshacerse de los malos maestros, especialmente después de que alcanzan la titularidad. Una de las principales razones de esto es la fuerza del sindicato de maestros; Los sindicatos están diseñados para proteger a los maestros, negociando buenos contratos para ellos y asegurándose de que no sean despedidos sin causa, pero muchos sindicatos irán al palo por cada maestro despedido, incluidos los maestros despedidos por muy buenas razones. Una vez que un maestro logra la permanencia, que puede llevar tan solo dos años, se vuelve virtualmente inexpugnable, gracias a la fuerza del sindicato.

Anuncios

En un ejemplo clásico, una escuela responde a los informes de que un maestro está abusando de sus estudiantes con una investigación y una suspensión, y el maestro amenaza con litigar, respaldado por el sindicato. En lugar de lidiar con los costos legales, la escuela podría hacer arreglos con otra escuela para simplemente transferir al maestro, a cambio del consentimiento del maestro para abandonar el caso.

Las escuelas se involucran en la danza de los limones por una variedad de razones. Deshacerse de los malos profesores no solo es difícil, también es extremadamente caro. Mientras un maestro está suspendido o atravesando un proceso de despido, él o ella tiene derecho a recibir pago y beneficios, incluso si el maestro está en prisión, lo que puede ser una carga para un distrito mal financiado. Si bien la mala calidad de los maestros es una preocupación obvia para los administradores de la educación, también pueden encontrarse con las manos atadas por el sistema de permanencia y, a veces, los administradores se encontrarán con malos maestros que se les imponen; en muchas escuelas, las opciones de contratación y despido no dependen de los administradores de la escuela, sino que las dicta la junta escolar.

Se han hecho varias propuestas para poner fin a la práctica, incluidas leyes que prohibirían la enseñanza a las personas condenadas por ciertos delitos, o la reorganización de distritos que daría a los administradores más poder para decidir qué maestros contratar. Como mínimo, esto evitaría que los infractores atroces continúen enseñando y daría a los administradores más autonomía. Sin embargo, negociar formas para poner fin al baile de los limones es complicado, ya que la gente no quiere socavar la fuerza del sindicato de maestros, que puede ser una herramienta poderosa para los buenos maestros.

Anuncios