La democracia industrial es un sistema que aumenta la cantidad y la forma en que los empleados se involucran en sus entornos laborales.

La democracia industrial es un sistema que aumenta la cantidad y la forma en que los empleados se involucran en sus entornos laborales. Bajo este sistema, los trabajadores pueden tener muchas oportunidades que los empleados que trabajan con otros tipos de sistemas pueden no tener. Esto incluye la participación en el establecimiento de agendas, implementación de políticas y elección de miembros de la junta directiva. Se le atribuye a la democracia industrial numerosos beneficios, como mejorar la comunicación, dar como resultado políticas más efectivas y elevar la moral de los empleados.

Hay algunos lugares de trabajo que emplean numerosos procesos y estructuras que permiten a los empleados tener voz y ser participantes activos. Esto se conoce como democracia industrial y la forma en que funciona puede variar mucho de una organización a otra. Es posible que los empleados no siempre tengan la misma cantidad de autoridad o las mismas oportunidades en cada lugar de trabajo democrático.

Se puede decir que la democracia industrial diversifica la autoridad ya que toda la toma de decisiones no se deja en un grupo pequeño. Estos tipos de sistemas de gobierno en el lugar de trabajo a menudo se caracterizan por un fuerte nivel de estímulo para la discusión abierta. En algunas organizaciones, los miembros del personal pueden proponer temas para las agendas de las reuniones regulares. Muchas organizaciones incluso permiten que los miembros del personal voten y ayuden a formular políticas.

La democracia industrial puede mejorar enormemente la comunicación en el lugar de trabajo. Cuando existe un sistema de este tipo en el lugar de trabajo, generalmente hay un mayor grado de interacción en todos los niveles. Las personas se acostumbran más a compartir información y a considerar las alternativas sugeridas. Los trabajadores que pueden no tomarse el tiempo para considerar muchas cuestiones en el lugar de trabajo en otros entornos laborales a menudo desarrollan el hábito de hacerlo en sistemas democráticos.

Otro de los beneficios de la democracia en el lugar de trabajo es que a menudo puede resultar en políticas que son más efectivas de lo que hubieran sido de otra manera. Esto se debe a que las personas afectadas por las decisiones ayudan a tomarlas. En otros entornos laborales, las decisiones a menudo las toman personas que tienen poco conocimiento, si es que tienen alguno, de muchos de los puestos a los que afectan. Por ejemplo, un gerente senior puede hacer un reglamento perteneciente al departamento de producción. Puede ser factible para los cortadores de telas, pero la regulación puede no ser práctica para los tintoreros.

A la democracia industrial se le atribuye a menudo el mérito de ayudar a reducir la insubordinación y otros problemas de disciplina. También se cree que la democracia industrial ayuda a elevar la moral del personal. Esto se debe a la capacidad de participar. En lugar de que los trabajadores sientan que se les imponen decisiones y regulaciones, es más probable que sientan que pueden elegir lo que es mejor para ellos.

Algunos tipos de democracia industrial son representativos. Estos involucran a terceros que actúan en nombre de los trabajadores, como sindicatos o comités. Estos terceros no siempre son externos, pero a veces pueden consistir en miembros del personal designados para actuar como representantes del grupo. Bajo este tipo de sistema, en lugar de que cada trabajador vote sobre un tema, por ejemplo, el grupo elegido puede consultar con el personal y luego informar la decisión a la alta dirección.