Las naciones a menudo experimentan un superávit económico cuando los ingresos fiscales son más altos que los gastos del gobierno.

La economía del superávit se define generalmente como los efectos positivos que ocurren cuando los activos son mayores que los pasivos. Este término se usa comúnmente a nivel nacional, aunque también se puede aplicar a la creación de riqueza a nivel empresarial. Muchos dueños de negocios, directores y gerentes han transformado sus procedimientos de análisis financiero para incluir mediciones económicas de excedentes. El análisis financiero tradicional se centra en el estado de resultados de una empresa y en la identificación de las tendencias de ventas. Los gerentes de negocios modernos a menudo se enfocan en el balance general de su empresa para determinar qué tan bien la empresa está administrando sus activos y pasivos. Este análisis determina la riqueza o el excedente económico generado por la economía de una nación o las operaciones comerciales de una empresa .

Las naciones a menudo experimentan un excedente económico cuando los ingresos fiscales son más altos que los gastos del gobierno. Este excedente puede luego invertirse en desarrollos de infraestructura del sector público o privado de una nación que conducirán a mayores ingresos fiscales. Si se ejecuta correctamente, este ciclo puede continuar durante muchos años y continuar generando rendimientos positivos, lo que conducirá a la estabilidad económica futura de una nación.

Los excedentes económicos también pueden generarse en la economía de una nación cuando los consumidores individuales tienen más ingresos para gastar en compras de consumo. Este superávit suele depender de que las naciones mantengan bajos los porcentajes de las tasas impositivas y permitan a los consumidores retener una mayor parte de sus ingresos de cada cheque de pago. Si bien esto puede parecer contraproducente para aumentar el valor económico de una nación, anima a los consumidores a comprar más bienes o servicios. Estas compras a menudo resultan en mayores ingresos fiscales sobre la base del volumen. El aumento de las compras de los consumidores requiere que las empresas realicen mayores inversiones para aumentar la producción de productos de consumo. El aumento de la inversión empresarial generalmente requiere que las empresas paguen más impuestos en cada etapa del crecimiento empresarial, lo que permite a los gobiernos generar múltiples fuentes de ingresos fiscales en la economía.

La economía del excedente también se puede aplicar a los estados financieros para crear un indicador comercial importante. Este indicador ayuda a los gerentes a comprender el verdadero valor de las operaciones comerciales de su empresa. El ingreso neto es una contabilidad calculada que existe solo en papel. Muchas empresas en el entorno empresarial tienen tendencias de ingresos positivas pero carecen de una verdadera creación de riqueza económica. Esta falta de riqueza económica puede ocurrir cuando las empresas utilizan grandes cantidades de financiamiento externo para comprar o mantener activos comerciales.

Las empresas suelen generar excedentes económicos aumentando el flujo de caja y utilizando este capital para pagar varios activos comerciales. El flujo de caja se puede generar a partir de operaciones comerciales, inversiones financieras o la venta de activos comerciales para obtener una ganancia de capital. Si bien el primer método de generación de efectivo es común a la mayoría de las empresas, los dos últimos suelen ser utilizados por empresas más grandes con flujos de efectivo consistentemente positivos. En lugar de mantener elevados saldos de caja, las empresas invertirán este recurso en inversiones generadoras de riqueza.