Significado y fundamentos de la escucha reflexiva

La escucha reflexiva, también conocida como escucha activa , es una técnica de comunicación en la que los oyentes se concentran en lo que dicen los oradores y brindan seguridad de que escuchan y comprenden. El objetivo final de la escucha reflexiva es que los hablantes sepan que las personas con las que están hablando comprenden y sienten empatía por lo que están diciendo. De esta manera, se anima a los hablantes más que en las conversaciones normales a expresar más plenamente sus pensamientos y creencias y, en última instancia, a encontrar su propia solución o resolución a sus problemas.

La escucha reflexiva muestra que un oyente escucha y comprende lo que se dice.

Este tipo de comunicación es útil en una variedad de situaciones y está destinado a validar al hablante como persona, así como mostrar aceptación de sus pensamientos y sentimientos. Puede ser útil para que los terapeutas y consejeros lo utilicen mientras sus clientes exploran sus sentimientos y problemas e idean soluciones para ellos. Este tipo de escucha también se puede utilizar en entornos profesionales entre colegas y entre supervisores y sus subordinados. Los cónyuges, otras personas en relaciones íntimas y amigos también pueden emplear la escucha reflexiva para mejorar sus relaciones al mejorar la comunicación.

Anuncios

Mantener el contacto visual es importante al escuchar a alguien hablar.

Para utilizar la escucha reflexiva, los oyentes deben utilizar el contacto visual directo y un lenguaje corporal abierto.mientras escucha a los oradores y presta atención a sus señales verbales y no verbales. El objetivo de la escucha activa es concentrarse en lo que los hablantes están diciendo y lo que necesitan, por lo que los oyentes deben evitar la tentación de criticar, ofrecer consejos o explicar lo que están pensando y sintiendo. En cambio, a medida que los oradores hablan, los oyentes deben usar técnicas como reformular lo que pensaron que escucharon: “Suena como si estuvieras diciendo que estás frustrado con tu jefe y con lo que ella te exige”. También pueden hacer preguntas aclaratorias si no entienden del todo: “¿Qué quieres decir exactamente cuando dices que has dejado de sentir simpatía por él?” Los oyentes también pueden hacer preguntas de sondeo que inciten a los oradores a verbalizar soluciones y asumir responsabilidades: “¿Qué piensas hacer para resolver tu conflicto?”

Los oyentes suelen utilizar técnicas de comunicación que van en contra de este tipo de escucha, lo que puede ser contraproducente y, de hecho, aumenta los sentimientos de frustración y incomprensión del hablante. Juzgar, no prestar mucha atención a lo que se dice, minimizar los sentimientos de los oradores, ofrecer consejos no deseados y los oyentes explicando pensamientos y sentimientos en momentos inapropiados son ejemplos de comunicación que va en contra de los objetivos de la escucha reflexiva. Si ha tenido lugar una verdadera escucha reflexiva, los oradores deben sentirse validados y que los oyentes han escuchado y reflexionado sobre lo que dijeron y sintieron.

Anuncios

 

¿Deseas leer el artículo completo?