Hombre con las manos en las caderas

La evaluación electrónica, o evaluación electrónica, es el uso de dispositivos de tecnología de la información, principalmente computadoras, en la evaluación de la capacidad y el aprendizaje de los estudiantes. También se conoce como evaluación basada en computadora o evaluación asistida por computadora, y puede incluir tanto la administración de la prueba de evaluación como su calificación. La evaluación electrónica es una herramienta útil por una variedad de razones, como facilidad de uso, flexibilidad y resultados más rápidos que los métodos tradicionales de papel y lápiz. La evaluación electrónica se puede utilizar en una variedad de entornos, como la escuela primaria, la educación a distancia y los exámenes de certificación profesional, y su uso está aumentando con muchos tipos de pruebas estandarizadas.

Un sistema de evaluación electrónica generalmente consta de dos partes: el motor de evaluación y el banco de artículos. El motor de evaluación es el hardware y software de la computadora que se utiliza para desarrollar y administrar la evaluación. Aunque el hardware es bastante estándar, diferentes paquetes de software pueden permitir la personalización de la experiencia de evaluación para el instructor y el estudiante. El banco de artículos es el conjunto de preguntas basadas en el material que se evalúa. Dependiendo del alcance de la evaluación, el banco de elementos puede ser desarrollado por un solo instructor o un grupo.

Una vez que se ha desarrollado el banco de artículos, muchos sistemas de evaluación electrónica son bastante fáciles y flexibles de usar. El instructor generalmente puede seleccionar las preguntas que desea incluir, o indicar cuántas de cada tipo y permitir que el sistema seleccione las preguntas al azar. Esto también puede permitir que un instructor cree fácilmente varias pruebas ligeramente diferentes sobre el mismo material para reducir el riesgo de hacer trampa, ya que no todos los estudiantes tomarán el mismo examen. Por lo general, el sistema también puede calificar las pruebas después de que las toman los estudiantes e incluso realizar análisis estadísticos de los resultados. Esto reduce el tiempo y el esfuerzo que el instructor tiene que dedicar a estas tareas en comparación con las pruebas con papel y lápiz.

Muchos estudiantes también encuentran que la evaluación electrónica es más fácil de usar que las pruebas en papel y lápiz, ya que es un formato que se utiliza cada vez más en el proceso de aprendizaje. Con el uso creciente del aprendizaje asistido por computadora o en línea , tiene sentido que la evaluación se realice utilizando las mismas herramientas que se usaron para el proceso de aprendizaje. Las evaluaciones también se pueden diseñar para monitorear el progreso de los estudiantes a medida que responden y variar el nivel de dificultad de las preguntas en consecuencia, lo que permite obtener información más detallada sobre el progreso de los estudiantes que la que brindan otros métodos.

Muchos instructores y estudiantes también aprecian los rápidos resultados que se brindan en comparación con el lento proceso de calificación con métodos de papel y lápiz. Los resultados rápidos asociados con la evaluación electrónica también pueden ser extremadamente útiles para informar el proceso de aprendizaje. Tener acceso a los resultados de los estudiantes rápidamente ayuda tanto al instructor como al estudiante a identificar las áreas en las que aún es necesario trabajar, así como a saber qué material se ha dominado. Esto permite al instructor diseñar de manera eficaz la instrucción para abordar las necesidades de aprendizaje identificadas.