Una figura de pensamiento es un recurso retórico en el lenguaje. En términos muy generales, es un método para presentar ideas, sentimientos o conceptos de una manera ingeniosa. El método de presentación es diferente de lo que una persona podría considerar “ordinaria”. También conocido como tema de invención, una figura de pensamiento generalmente establece algunas conexiones con el sentido de la lógica o las emociones de una persona. Implica más de lo que realmente se dice, lo que obliga al oyente o lector a recurrir a su propia experiencia y cultura en busca de significado.

Una figura de pensamiento utilizada en la literatura obligará al lector a recurrir a su propia experiencia y cultura en busca de significado.

Si alguien dice: “Las palabras no pueden expresar lo molesto que estoy”, está usando una técnica conocida como aporía. Esta técnica dice que no hay forma de hablar de ello, pero con esta redacción, aún entienden el concepto de estar molestos, piden al oyente o lector que comprenda que el grado de angustia es alto y logra que el lector o el oyente Piense en sus propias experiencias perturbadoras como referencia. Esto es muy diferente a usar términos muy literales para explicar lo que está mal, porque la persona se comunica a través de conceptos.

A veces la gente confunde la figura del pensamiento con la figura del discurso. Estos dos dispositivos están estrechamente relacionados en su propósito pero no son idénticos. La principal diferencia es que una figura retórica a menudo usa palabras y órdenes de palabras específicos que se vuelven comunes o incluso clichés debido al uso; esencialmente funciona como una palabra más en el idioma. Un ejemplo es decir que una niña es “bonita como una imagen”. Con una figura de pensamiento, la elección y el orden exactos de las palabras es menos importante que la idea general y más amplia detrás de la comunicación.

Debido al propósito similar y la confusión entre una figura de pensamiento y una figura retórica, incluso los lingüistas profesionales no siempre están de acuerdo en cómo clasificar dispositivos figurativos específicos. Esto es evidente al examinar las listas de dispositivos. En realidad, a veces existe cierta superposición. Algunos lingüistas sostienen que la distinción entre una figura de pensamiento y una figura retórica no es particularmente necesaria.

El propósito de una figura de pensamiento es doble. Primero, mejora la impresión estética más amplia de la comunicación, haciéndola parecer más elitista, dominada o hermosa. En segundo lugar, una figura de pensamiento permite que un individuo transmita conceptos más abstractos que realmente podrían no ser definibles con términos concretos. En algunos casos, usar una figura de pensamiento termina siendo más conciso que si una persona intentara describir todo lo que hay detrás de la idea.