Fotografía Arqueológica: información y uso

La fotografía arqueológica es la práctica de fotografiar las muchas facetas del trabajo arqueológico para crear un registro duradero de ese trabajo. El trabajo específico de un fotógrafo arqueológico generalmente implica tareas como tomar fotografías de un sitio antes, durante y después de una excavación y fotografiar artefactos. A principios del siglo XXI, gran parte de la fotografía arqueológica se realiza de forma digital, un desarrollo tecnológico que ha mejorado el campo al tiempo que plantea desafíos únicos. Aquellos que deseen convertirse en fotógrafos arqueológicos pueden considerar un curso de estudio que se centre tanto en fotografía como en arqueología .

Los fotógrafos arqueológicos toman fotografías de una excavación en curso.

El trabajo de un fotógrafo arqueológico es crear un registro fotográfico permanente de proyectos arqueológicos. Al capturar los diversos elementos de estos proyectos en película, el fotógrafo proporciona datos visuales que luego pueden ser estudiados por los arqueólogos que trabajan en ese proyecto en particular, investigadores académicos, curadores de museos y cualquier persona que desee obtener información sobre civilizaciones pasadas. Una de las razones por las que la fotografía arqueológica es tan importante para el campo de la arqueología es que una vez que se ha excavado un sitio, no se puede restaurar a su estado original. Por lo tanto, las fotografías pueden proporcionar un registro duradero de un sitio antes y mientras se realiza una excavación.

Anuncios

Un fotógrafo arqueológico crea un registro fotográfico permanente de proyectos arqueológicos.

En la mayoría de los casos, una gran parte del trabajo de un fotógrafo arqueológico se realiza en el lugar. Por lo general, toma fotos de la excavación a medida que avanza, mostrando, por ejemplo, dónde y cómo estaba situado un artefacto en particular cuando fue descubierto. Además, puede fotografiar el área que rodea un sitio para registrar cómo se veía en el momento de una excavación. A menudo, el otro componente principal del trabajo de un fotógrafo arqueológico es tomar fotografías de cada artefacto recuperado durante una excavación de tal manera que sus detalles y tamaño sean claros. Esta tarea se puede realizar en un laboratorio, museo u otro lugar fuera del sitio.

La fotografía arqueológica es necesaria para crear un registro duradero de los sitios estudiados.

Anuncios

A finales de 2011, la fotografía arqueológica se ha convertido en gran parte en un medio digital. La tecnología digital tiene muchos beneficios para los fotógrafos arqueológicos. Les permite, por ejemplo, comprobar la calidad y composición de cada toma antes de salir de un sitio de excavación, y también les permite compartir fotografías de forma rápida y económica. Sin embargo, esta tecnología también plantea algunos desafíos. Por ejemplo, para crear registros auténticos de artefactos, los fotógrafos deben resistir la tentación de corregir en exceso sus imágenes utilizando software de fotografía.

Un fotógrafo arqueológico toma fotografías de artefactos antiguos.

Aquellos que deseen convertirse en fotógrafos arqueológicos probablemente necesitarán tener experiencia tanto en fotografía como en arqueología. Los departamentos de arqueología de algunos colegios y universidades ofrecen clases que se enfocan específicamente en fotografía arqueológica. Alternativamente, un estudiante puede desear completar una doble especialización en estas materias, o obtener una licenciatura en una de las materias y una maestría en la otra.

Anuncios