En términos simples, la ganancia de la antena se refiere a la capacidad de la antena para enfocar ondas de radiofrecuencia (RF) dispersas en un plano útil más estrecho, aumentando así la intensidad de la señal. La ganancia de la antena se expresa en decibelios (db), y una antena con mayor ganancia podrá hacer uso de señales más débiles de manera más eficiente que una antena con menor ganancia, en igualdad de condiciones. En términos más prácticos, un consumidor que vive en los confines del rango de transmisión de sus redes locales obtendrá una mejor recepción utilizando una antena de alta ganancia que un modelo de baja ganancia.

Las personas que tienen problemas para recibir transmisiones por aire pueden beneficiarse de una antena de alta ganancia.

El diseño de la antena determina qué tan eficiente es una antena para recopilar las longitudes de onda que está diseñada para recibir. Las antenas de alta ganancia utilizan elementos adicionales para atraer ondas de RF caprichosas, enfocando la radiación en una corriente a lo largo de una trayectoria “aplanada”. En una analogía aproximada, considere una lupa que enfoca la luz solar dispersa en un rayo, fortaleciendo en gran medida la potencia del rayo. Los elementos juegan el mismo papel, y la capacidad de enfocar ondas de RF dispersas da como resultado una ganancia en la fuerza de la señal o ganancia de la antena.

Las personas que tienen problemas para recibir transmisiones por aire (OTA) posiblemente pueden beneficiarse de una antena de alta ganancia, aunque no puede hacer milagros. La topografía regional puede reducir el alcance de la transmisión al bloquear o dispersar las ondas de RF. Las herramientas en línea como las que se encuentran en TVFool ayudan a los consumidores a realizar investigaciones que pueden ser útiles a la hora de elegir la antena adecuada. Un mapa interactivo muestra las transmisiones regionales, la distancia y la intensidad de la señal. El ajuste de la altura de la antena hace que los resultados se vuelvan a calcular, lo que permite ver si elevar la antena da como resultado una mejor recepción. Las herramientas también indican si la ganancia de la antena marcará la diferencia.

Quizás se pregunte: si la ganancia de la antena ofrece una mejor recepción, ¿por qué no comprar una antena de alta ganancia pase lo que pase? La respuesta es doble. Una antena de alta ganancia generalmente será más cara que un modelo de baja ganancia, por lo que si no la necesita, puede ahorrar algo de dinero. Además, cuanto mayor sea la ganancia, más importante será apuntar la antena exactamente hacia la estación que desea recibir. Si está a unos pocos grados de diferencia, es posible que no capte la señal en absoluto. Por lo tanto, si no se requiere ganancia de antena, es mejor comprar una antena que pueda acomodar un ángulo de recepción más amplio para que apuntar a un lugar exacto no sea tan crucial.

Aparte de la altura, la ganancia y el alcance, algunas antenas están diseñadas para soportar condiciones climáticas extremas; una buena inversión para aquellos en climas severos. Los mástiles de montaje no siempre están incluidos, pero se pueden comprar por separado junto con el cableado.

A menudo se afirma que las transmisiones de HDTV locales y gratuitas son más claras a través de antenas de techo que a través de cajas de cable o satélite , pero su experiencia podría variar. Una antena de techo proporciona una solución de respaldo para recibir canales locales si se interrumpen los servicios de cable o satélite. Las antenas varían en precio, desde alrededor de $ 20 dólares estadounidenses (USD) para un modelo básico, hasta más de $ 100 USD.