Gran parte de la gestión del desempeño del personal comienza con la comprensión del nivel de desempeño actual de todos los empleados.

La gestión del desempeño del personal es un conjunto de herramientas o procedimientos que utilizan los gerentes y supervisores para medir el éxito continuo de la empresa y sus empleados. Mediante un seguimiento y una evaluación cuidadosos, los gerentes pueden ayudar a los empleados a comprender mejor sus trabajos y mejorar el desempeño para alcanzar los objetivos. Aunque algunos pueden ver la gestión del desempeño del personal como un proceso negativo, cuando se hace con profesionalismo, metas realistas y una buena actitud, un programa continuo de gestión del desempeño del personal puede ayudar a crear un lugar de trabajo positivo para todos.

El gerente y los supervisores miden habitualmente el éxito de sus empleados y de la empresa.

Gran parte de la gestión del desempeño del personal comienza con la comprensión del nivel de desempeño actual de todos los empleados. Al implementar un programa de mejora del rendimiento, muchos sugieren que es importante realizar un seguimiento exhaustivo para comprender cuánto hace cada empleado a diario, semanalmente y mensualmente. En entornos de oficinas grandes, también es importante tener una idea de cómo los deberes de un trabajo pueden extenderse al área de otro empleado como resultado de la conveniencia, el acuerdo o, a veces, la capacidad superior. El monitoreo ayudará a los gerentes a comprender la realidad de cómo funciona el lugar de trabajo, en lugar de simplemente comprender cómo estaba destinado a funcionar originalmente.

Los gerentes de desempeño deben brindar retroalimentación positiva a los empleados que regularmente se desempeñan bien para fomentar la productividad.

Al utilizar los datos de la empresa con respecto al desempeño, es importante establecer los objetivos y requisitos para cada puesto. Algunas empresas pueden optar por contratar expertos en gestión del desempeño del personal para ayudar a definir más claramente cómo hacer que la empresa funcione mejor. Si bien los expertos pueden ser una excelente adición, algunos también consideran importante obtener comentarios de los empleados sobre cómo se podría mejorar el desempeño. Esto permitirá que los empleados se sientan involucrados en la creación del éxito del lugar de trabajo y puede ayudar a motivarlos a mejorar y alcanzar objetivos conjuntos.

Once goals are set, staff performance management can truly begin to take effect. After meeting with each employee to redefine the goals and needs of his or her job, monitoring can be a daily process. By staying involved with staff performance management on a daily basis, managers are often in a position to offer excellent advice, as well as solutions if an employee is struggling to meet goals. How advice is given can be vital to the success of the performance management plan; while retaining authority, it is important that the supervisor or manager does not appear to be threatening or condescending. It is often better for everyone if a manager can be perceived as someone to go to for help, rather than someone to avoid for fear of consequences.

If staff performance management is practiced daily, it will be easy to see if goals are being met and efficiency is being increased. However, after a certain period of implementation, some experts recommend another period of observation and data collection, in order to see exactly how well the program is working. This second monitoring period will help work out any kinks in the new system, as well as giving management clear data that represents the progress made since the program began.