Una imprenta es un dispositivo que usa presión para transferir una imagen de algún tipo de superficie preparada con tinta a una superficie receptora, como papel o tela. Fue uno de los grandes inventos de la era moderna, permitiendo la producción masiva de libros, lo que contribuyó a fomentar la difusión de información. Aunque existieron predecesores durante algún tiempo, la primera imprenta verdadera fue creada por Johannes Gutenberg en 1439.

Las imprentas de vapor permitían la publicación masiva de periódicos.

La invención de la imprenta se vio favorecida en gran medida por la creciente demanda de libros en Europa, especialmente entre las clases medias. Al no poder pagar los libros extremadamente caros escritos a mano en pergamino, que podrían costar tanto como una casa o una granja, los estudiantes que fueron educados en lectura y querían leer por su cuenta no pudieron hacerlo. Aunque las prensas de tornillo existían en ese momento y se usaban ampliamente en China, la imprenta real fue un invento novedoso que ayudó a reducir los costos y hacer que los libros estuvieran disponibles para aquellos con un poco de dinero.

La primera verdadera imprenta fue creada por Johannes Gutenberg en 1439.

Gutenberg agregó una serie de contribuciones importantes al campo del prensado y la fundición, en lugar de simplemente combinar tecnologías existentes. Quizás el más impresionante entre ellos fue un método de fundición de tipos a partir de una aleación de plomo, antimonio y estaño, mediante el cual el tipo se podía moldear rápidamente a partir de una plantilla, reduciendo el costo y permitiendo que el tipo fuera más uniforme. También se le ocurrió una tinta especial a base de aceite, en sustitución de las tintas a base de agua utilizadas en las impresiones en madera, que duraron mucho más. Gutenberg imprimió muchos libros en su imprenta, el más famoso de los cuales fue su Biblia de Gutenberg, de la que todavía existen 48 copias.

La impresión en offset se utiliza para hacer libros, folletos, tarjetas de visita, carteles y muchos otros tipos de productos impresos.

En la década de 1800, la imprenta evolucionó una vez más, con grandes prensas de hierro fundido que reemplazaban a las prensas anteriores, lo que permitía cubrir superficies más grandes con menos fuerza. Posteriormente, la máquina de vapor se aprovechó para eliminar la necesidad de un operador humano, capaz de imprimir más de 1.100 páginas por hora. La imprenta a vapor inició la era de los periódicos de masas, lo que a su vez permitió que las masas se volvieran más alfabetizadas y se mantuvieran al día sobre los acontecimientos contemporáneos. Siguió la prensa rodante, que podía imprimir literalmente millones de páginas al día, permitiendo que los periódicos se volvieran realmente masivos en su distribución.

En la década de 1930, la imprenta había alcanzado una eficiencia impresionante, lo que permitía producciones de bajo costo y gran volumen, lo que hacía que la impresión de libros fuera mucho más asequible y, por lo tanto, permitía imprimir más libros en una gama más diversa de temas. Los avances adicionales durante el siglo XX hicieron que los libros fueran aún más legibles y más asequibles para imprimir. La prensa offset, por ejemplo, transfiere la impresión original a una almohadilla de goma suave, que luego se imprime en el papel, creando un texto mucho más legible. La impresión offset sigue siendo el principal tipo de impresión utilizada para la publicación de libros moderna, y aunque las técnicas digitales están comenzando a acercarse a la impresión offset en términos de costo, su capacidad para crear grandes cantidades de páginas aún no se ha igualado. Algunos libros artesanales también se siguen imprimiendo con una tipografía tradicional.

The letterpress was largely taken over by process printing by the 1950s.