Empresario dando un pulgar hacia arriba

La impresión de catálogos es una forma popular de comercializar las ofertas de una empresa. Un catálogo atractivo y bien diseñado puede vender productos o servicios para casi cualquier negocio. Las empresas de todos los tamaños suelen utilizar catálogos en sus planes de marketing. Hay muchas empresas de impresión de catálogos disponibles, que ofrecen de todo, desde impresión en blanco y negro hasta impresión a todo color. También hay diferentes procesos disponibles para la impresión de catálogos, incluida la impresión offset, digital y basada en web.

La distribución de catálogos es una forma muy eficaz de impulsar las ventas. Una gama de productos y servicios se puede exhibir de manera efectiva y atractiva con catálogos informativos bien diseñados. Para obtener el máximo beneficio, se debe realizar una planificación cuidadosa en la impresión de catálogos y se debe dedicar tiempo a crear la mejor herramienta de marketing posible.

Cuando se prepare para la impresión del catálogo, asegúrese de tomarse el tiempo para desarrollar una copia clara. Revise su copia y verifique que la información sea correcta. No desea imprimir miles de catálogos, solo para descubrir que ha escrito mal el nombre de su empresa o que ha incluido la información de contacto incorrecta. Siempre que sea posible, pida a otra persona que esté muy familiarizada con su negocio que también revise su copia.

Elija un diseño que esté bien equilibrado. Evite meter demasiados productos o demasiada información en una página de catálogo. Un catálogo que tiene demasiados productos por página puede abrumar a los clientes y hacer que estén menos dispuestos a leerlo.

Muchas empresas optan por contratar a un diseñador para que las ayude con el diseño y la planificación de sus catálogos. Estos diseñadores suelen ser expertos y experimentados en la preparación de catálogos para la impresión. A veces, las empresas de impresión de catálogos tienen diseñadores internos que brindan ayuda para producir catálogos efectivos.

No es necesario tener miles de artículos para crear un catálogo exitoso. La impresión de catálogos puede abarcar todo, desde un simple catálogo plegado de cuatro páginas hasta catálogos del tamaño de un libro con cientos de páginas. Incluso las empresas con ofertas de productos mínimas encuentran que los catálogos son eficaces para impulsar las ventas. A veces, los catálogos más pequeños son incluso mejores que las versiones más grandes para estimular el interés de los clientes potenciales. Después de todo, navegar a través de un catálogo de 1500 artículos puede resultar abrumador para algunas personas.

Cuando evalúe las ventajas y desventajas de la impresión de catálogos para su negocio en particular, asegúrese de considerar el potencial de nuevos pedidos. No solo puede esperar recibir pedidos iniciales importantes de sus catálogos, sino que también puede recibir pedidos de clientes habituales meses después del envío de su catálogo. Además, los destinatarios iniciales de sus catálogos pueden permitir que otros también los naveguen, generando más ventas a su manera.