Entienda la Inflación de Grado: Características y Significado

La inflación de calificaciones describe un fenómeno que ocurre en muchos entornos universitarios y que muestra un aumento continuo en el número de calificaciones superiores asignadas a los estudiantes. La inflación de calificaciones ha llevado a promedios de calificaciones más altos y tiende a ocurrir con mayor frecuencia en los cursos de humanidades . Las clases de ciencias y matemáticas muestran una menor incidencia de inflación de calificaciones, pero hay pequeños aumentos o encuestas de cursos que han diluido el material para que más estudiantes logren una calificación más alta.

Las universidades privadas como Harvard continúan mostrando calificaciones ascendentes.

Una encuesta de numerosas escuelas privadas, por ejemplo, mostró que el promedio de calificaciones ( GPA ) en los años de 1991 a 1992 fue de 3.11, un poco mejor que el promedio B. Diez años después, el GPA había aumentado a 3,26. En muchas universidades públicas se muestran resultados similares.

Anuncios

La inflación de calificaciones ha llevado a promedios de calificaciones más altos.

Algunas universidades han demostrado una gran preocupación por lo que perciben como inflación de calificaciones y han instituido políticas para tratar de frenar el aumento de calificaciones. Políticas como permitir que no más del 25% de la clase reciba A, o reintroducir la calificación en una curva han reducido la inflación de calificaciones en algunos casos. Sin embargo, muchas universidades todavía muestran calificaciones ascendentes y, con mayor frecuencia, son universidades privadas como Harvard, Princeton y Dartmouth.

Algunas universidades han demostrado una gran preocupación por lo que perciben como inflación de calificaciones y han instituido políticas para tratar de frenar el aumento de calificaciones.

Anuncios

Muchos estudiantes sienten, especialmente si asisten a una universidad donde la inflación de calificaciones no es significativa, que las calificaciones más bajas pueden dañar significativamente sus oportunidades de obtener empleo después de asistir a la universidad. Es difícil competir con un estudiante casi sobresaliente de una universidad que ha mostrado inflación de calificaciones, especialmente si las calificaciones son más bajas. Algunos afirman que la inflación de calificaciones les da a ciertos estudiantes una ventaja injusta en el mercado laboral o cuando se postulan a escuelas de posgrado.

Muchos atribuyen el problema de los estándares de calificación consistentes a la naturaleza altamente subjetiva de las calificaciones.

Además, en la escuela, un estudiante puede verse afectado negativamente por la inflación de calificaciones, o ahora, las políticas de deflación de calificaciones, cuando se trata de obtener becas por mérito. Los estudiantes también pueden tener una mentalidad de “consumidor” en lo que respecta a las calificaciones. Al pagar grandes sumas de matrícula para asistir a la universidad, pueden tener la expectativa de que se les otorguen buenas calificaciones. Como consumidores, están pagando por un producto y quieren todos los beneficios de ese producto. Los grados bajos no les sirven en el mercado.

Anuncios

Se han hecho algunos intentos para demostrar que la inflación de calificaciones es el resultado natural de estudiantes superiores. Es cierto que las universidades en general se han vuelto cada vez más competitivas. Es poco probable que algunas de las universidades privadas enumeradas anteriormente acepten estudiantes con un promedio inferior a 4.0. Dado que la competencia por las escuelas de la Ivy League es tan alta, estas escuelas pueden elegir a las “mejores del grupo” y pueden tener una mayor cantidad de estudiantes de alto rendimiento.

Sin embargo, la inflación de calificaciones ha afectado a numerosas universidades, algunas con estándares menos rigurosos para aceptar estudiantes. Hay poca evidencia que demuestre que los estudiantes de hoy están mejor educados que hace diez años. De hecho, algunas pruebas apuntan a lo contrario. Por lo tanto, los estudiantes de mejor calidad no pueden explicar de manera concluyente un aumento constante en el GPA.

Some schools have shown little evidence of grade inflation, which represents part of the problem. Uniform grade inflation at all colleges would mean all students would essentially remain competitive with each other for getting into top schools or gaining employment. Certain schools, however, have a history of little change in grading standards. Such schools include Iowa State, Purdue University, University of California-Irvine, and Washington State.

Anuncios

Many attribute the trouble with consistent grading standards to the highly subjective nature of grades, particularly in humanities coursework. Even with standards in place, individual teachers are likely to grade work like essays in completely different manners. To this end some universities have had a non-grading policy in the past. Until recently, students at University of California-Santa Cruz were not graded but only received credit or no credit for their classwork.

This system, however, was abolished a few years ago, since so many scholarships are dependent upon a verifiable grade point average. While universities attempt to address grade inflation, students are left to either benefit or suffer from the results of these attempts. Their grades may reflect grading practices that are either too harsh or too soft.

Attempts have been made to show that grade inflation is the natural result of superior students.

Anuncios