Significado | Concepto | Definición:

La inversión de control (IoC) es una técnica de programación en la que se utiliza una estructura de código general para gobernar una serie de subrutinas únicas y específicas. Esto pone patas arriba los métodos de programación tradicionales, donde un código específico gobierna una serie de subrutinas generales y reutilizables. La inversión de control se usa típicamente en situaciones en las que el programador sabe que no tendrá que reutilizar un fragmento de código específico más de una vez, lo que permite un diseño flexible en el que las subrutinas de un programa se pueden activar y desactivar sin cambios sustanciales en el programa general. .

La inversión de control (IoC) es una técnica de programación en la que se utiliza una estructura de código general para gobernar una serie de subrutinas únicas y específicas.

Programación tradicional versus programación de IoC

En la programación tradicional, el cuerpo principal del código llamará repetidamente a subrutinas generales que realizan funciones individuales. Por ejemplo, en un programa que se ocupa de la contabilidad, una subrutina diseñada para permitir que el usuario final busque un número de pedido específico probablemente se llamará varias veces en varias secciones del programa, lo que permitirá al usuario realizar ese algoritmo de búsqueda muy general desde varias áreas diferentes del programa. Reutilizar el código simplifica el proceso de programación, pero crea complejidades si el programador desea modificar el algoritmo de búsqueda para una sección del programa sin afectar las otras secciones en las que se usa el código.

Utilizando el mismo ejemplo en un escenario de inversión de control, la subrutina de búsqueda única no se llamaría varias veces en varias áreas del programa. En cambio, cada sección del programa contendría su propia subrutina de búsqueda completamente autónoma. Esto aumenta la cantidad de tiempo necesario para codificar inicialmente el programa, pero simplifica cualquier ajuste específico que pueda ser necesario realizar más adelante en subrutinas individuales en el proceso de diseño. Cambiar una subrutina en un área específica no afectará el resto del programa.

Ventajas de IoC

Una de las principales ventajas de esta técnica es que facilita mucho el diseño de programas cuando se trabaja en equipos a gran escala. Como la comunicación entre los miembros del equipo será necesariamente cada vez más difícil a medida que aumenta el número de trabajadores, la inversión de control permite que cada equipo programe sus propias rutinas individuales, lo que les permite funcionar de forma independiente entre sí. También simplifica el impacto de los errores en el sistema, ya que cualquier error persistente en las subrutinas de cada equipo solo afectará sus secciones específicas del programa. Debido a esto, cuando se descubren problemas en una parte del sistema, el resto del programa debe permanecer completamente funcional.

Desventajas de IoC

Si bien la inversión de control puede simplificar el diseño de programas, requiere conocimientos previos sobre cómo diseñar objetos. Si bien cada rutina puede programarse individualmente, un creador de IoC debe saber cómo programar cada elemento en caso de que sea necesario realizar cambios, por lo que no siempre es fácil para un programador principiante emplear IoC. Además, debido a que cada rutina funciona de forma independiente, todas se hacen visibles para el mundo exterior, lo que puede ser mal visto por algunas empresas.