La macroeconomía a corto plazo es un término económico para el estudio de los niveles de oferta y demanda en un período de tiempo antes de que las fuerzas del mercado más importantes puedan reaccionar.

La macroeconomía a corto plazo es un término económico para el estudio de los niveles de oferta y demanda en un período de tiempo antes de que las fuerzas del mercado más importantes puedan reaccionar. Este período de tiempo se conoce como corto plazo, que generalmente incluye un comportamiento predecible influenciado por la oferta y la demanda. Cuando los niveles de demanda aumentan en el corto plazo, los niveles de producción aumentarán en ese período de tiempo y los precios subirán en especie. La teoría detrás de la macroeconomía a corto plazo establece que ciertos insumos de producción, sobre todo mano de obra y recursos, permanecerán algo estancados en este período de tiempo, lo que evitará una reacción completa a los niveles de demanda de los consumidores.

La macroeconomía es el estudio de la forma en que las economías reaccionan en su conjunto a características de la economía como la inflación, el empleo y los niveles de producción. Esto contrasta con la microeconomía , que se concentra en cambio en las decisiones financieras de los individuos dentro de una economía específica. Uno de los principales objetivos de quienes estudian macroeconomía es descubrir cómo los diferentes estímulos económicos estimulan la economía en general en diferentes períodos de tiempo. La macroeconomía a corto plazo se centra en los niveles de oferta y demanda agregadas en un período de tiempo antes de que las fuerzas del mercado puedan reaccionar adecuadamente.

Los aumentos o disminuciones en la oferta agregada y la demanda agregada son las fuerzas impulsoras entre el concepto de macroeconomía a corto plazo. La oferta agregada es la cantidad total de producción dentro de la economía, mientras que la demanda agregada es la cantidad de necesidad que los consumidores tienen de esos productos. Estas dos fuerzas reaccionarán entre sí a corto plazo y tendrán un efecto en los precios. Por ejemplo, una disminución repentina en la oferta de un producto específico provocará un aumento de la demanda de esos productos, forzando los precios al alza. La reacción opuesta ocurriría si la oferta de un producto aumentara repentinamente.

Lo que supone la macroeconomía a corto plazo es que ciertos recursos no estarán disponibles para los productores en el corto plazo. Por ejemplo, imagine que un determinado producto tiene una gran demanda de repente. Las empresas que venden ese producto aumentarán la producción tanto como sea posible con los recursos a su disposición, pero es posible que no tengan suficientes empleados o capacidad de producción para satisfacer la demanda. La oferta sigue siendo escasa, lo que obliga a subir los precios.

Cuando el corto plazo se convierte en el largo plazo es una de las cosas difíciles de determinar en la macroeconomía de corto plazo. El corto y el largo plazo no pueden definirse por un período de tiempo específico. Una definición vaga de largo plazo es que es el período de tiempo en el que las fuerzas del mercado pueden movilizar completamente los recursos y reaccionar a la demanda, alcanzando así el equilibrio del mercado.