La metodología Six Sigma es un conjunto de prácticas diseñadas para mejorar el desempeño general de una organización. Lo hace mediante la mejora sistemática de los procesos comerciales. Las empresas suelen implementar el método Six Sigma para reducir drásticamente los defectos, mantener la calidad del producto y aumentar la eficiencia.

Al definir, medir y analizar los procesos de una empresa, la metodología Six Sigma puede mejorar la eficacia de las operaciones de una empresa.

Cada proceso empresarial es una oportunidad para que se produzca una desviación. Esto es especialmente probable cuando el proceso involucra funciones humanas. Cada desviación tiene el potencial de convertirse en un defecto que, a su vez, puede resultar en costos adicionales para corregirlo. Six Sigma se refiere al nivel estadístico de tener solo 3.4 defectos por millón de oportunidades (DPMO).

Es fácil ver por qué las empresas quieren alcanzar la calificación Six Sigma. Un 3.4 DPMO reduciría significativamente los gastos y aumentaría las ganancias. En esencia, la metodología Six Sigma es una forma de que las empresas alcancen una calificación Six Sigma. Lo hace a través de una implementación sistemática de proyectos que tienen como objetivo reducir las variaciones y aumentar la eficiencia. DMAIC y DMADV son dos métodos que se utilizan generalmente para proyectos Six Sigma.

El DMAIC sirve como base de la metodología Six Sigma. Es un proceso de cinco pasos compuesto por las siguientes etapas: Definir, Medir, Analizar, Mejorar y Controlar. El primer paso define los objetivos que una empresa quiere alcanzar. Junto con eso, también se identifican las oportunidades de mejora de la calidad, como minimizar los defectos, simplificar un proceso o brindar una mejor satisfacción al cliente.

En el paso de medición, la empresa establece métricas de desempeño . Luego, las métricas se utilizan para medir y recopilar datos. Luego, los datos se analizan en el siguiente paso para determinar la causa probable de los defectos e identificar soluciones para reducirlos.

El paso “mejorar” es cuando finalmente se ejecutan las soluciones para la mejora del proceso empresarial. Una vez ejecutado, el último paso, el control, verifica los resultados del paso de mejora para asegurarse de que estén en línea con los objetivos de la empresa. Se modifican las mejoras que dan resultados desfavorables, mientras se mantienen las que cumplen con el proceso de calidad Six Sigma.

DMADV — Definir, Medir, Analizar, Diseñar y Verificar — es una versión de DMAIC adaptada para crear nuevos productos y procesos comerciales. La diferencia fundamental entre DMADV y DMAIC es la información del cliente. La satisfacción del cliente está integrada en cada paso de los proyectos DMADV. Los dos pasos finales, diseñar y validar, tratan de reconocer los comentarios de los clientes sobre el diseño del producto.

Las industrias que fabrican bienes de consumo a menudo crean nuevos productos. Los nuevos productos suelen crear nuevos procesos de fabricación que normalmente tienen que satisfacer las necesidades del cliente. Como tal, DMADV se incorpora con frecuencia en los planes de mejora del proceso de fabricación. En algunos casos, los principios de la fabricación ajustada se integran con la metodología Six Sigma para optimizar aún más la producción. Esto se llama metodología Lean Six Sigma.

Una organización interesante que ejecutó con éxito la metodología Six Sigma es Dabbawalla. El Dabawalla es un sistema de entrega de alimentos de la India compuesto por varios miles de personas que recogen y entregan más de cien mil loncheras desde y hacia las casas y lugares de trabajo de los clientes todos los días. En lugar de documentación organizada, el sistema emplea un esquema de codificación de colores para identificar a los propietarios de las loncheras y dónde deben entregarse. Mientras tanto, la entrega se realiza principalmente mediante carros de madera y transporte público. A pesar de esto, se informa que solo cometen un error por cada seis millones de entregas.