Un término que se usa a menudo en el campo de la psicología , la perseveración describe la repetición incontrolable de una palabra, frase o gesto debido a una enfermedad mental orgánica como el síndrome de Prader-Willi en los niños o la lesión cerebral traumática (TCE) en los adultos. Incluso cuando se ha eliminado o detenido un estímulo en el entorno, el individuo puede continuar mostrando acciones de perseverancia. La palabra perseverancia está relacionada con la palabra “perseverancia”, que es el acto o instancia de repetición.

La lesión del lóbulo frontal del cerebro puede provocar la conservación o la repetición incontrolable de una palabra.

La incapacidad de cesar una acción en particular puede variar en tipo. En cualquiera de los casos, el individuo entra o continúa un hilo de pensamiento que está estrechamente enfocado; en cierto sentido, tener visión de túnel. Este enfoque podría estar en cualquier cosa, desde una simple idea hasta un problema complejo. Incluso si la estrategia original de resolución de problemas no funciona, es posible que la persona no pueda cambiar los planos de pensamiento, lo que sugiere una discapacidad en el razonamiento abstracto. Esta condición se puede medir con la prueba de clasificación de tarjetas de Wisconsin.

La perseveración podría deberse a daños en el lóbulo frontal.

Los neurólogos han descubierto que las personas que muestran perseverancia a menudo sufren anomalías en el desarrollo o lesiones en el lóbulo frontal del cerebro . El grado de perseverancia varía desde enfermedades orgánicas hasta lesiones cerebrales y uso de drogas ilícitas. Algunas de estas afecciones neurológicas incluyen, pero no se limitan a , demencia , trastorno obsesivo compulsivo, síndrome de Tourette y catatonia. Si bien la palabra perseveración se ha integrado en el uso corriente, la palabra en sí se distingue de otras similares, como obsesión o compulsión. Una persona con perseverancia puede realmente disfrutar de las actividades repetitivas en las que está participando. El término obsesión o compulsión se usa cuando tales actividades se convierten en acciones indeseables e imparables.

El apoyo es extremadamente importante para las personas que sufren perseverancia.

Dependiendo de la magnitud de la perseverancia, se pueden tomar acciones correctivas para evitar que la condición empeore. Los tratamientos van desde estrategias conductuales y cognitivas hasta medicamentos. Durante la infancia, cuando la perseverancia afecta principalmente a maestros y compañeros, los expertos sugieren utilizar técnicas de desviación y manejo del comportamiento para ajustar el problema. Las técnicas de manejo incluyen cambiar de tema en una conversación, establecer límites de tiempo, confirmar la respuesta o simplemente decir “No sé” para poner fin a las preguntas persistentes. Los expertos también sugieren que los maestros y los padres enseñen a los niños los patrones de intercambio social correctos y aceptables, a fin de establecer un estándar para referencia futura.

Con la perseverancia infantil, los expertos sugieren el uso de técnicas de desviación y manejo del comportamiento para ajustar el problema.

Las opciones de tratamiento para la perseverancia pueden incluir terapia.