Hombre de negocios, con, un, maletín

La planificación de escenarios es la estrategia de identificar y proyectar las diferentes secuencias de eventos que podrían ocurrir si se tomara una decisión particular o se implementara un proceso específico. Al analizar las posibles repercusiones de la decisión, es posible planificar escenarios que respondan a cualquier desafío potencial, así como maximizar la capacidad de aprovechar cualquier beneficio secundario que pueda surgir. Este proceso de estudios futuros se utiliza ampliamente en muchas industrias, y a menudo entra en juego con la producción y la fabricación, así como con el desarrollo de planes de marketing o el establecimiento de objetivos a corto y largo plazo para el negocio.

El enfoque de la planificación de escenarios es investigar qué podría suceder si se implementa una decisión determinada. Para asegurarse de que se identifiquen y aborden todos los escenarios potenciales, el proceso generalmente comienza con la definición de todos los factores relevantes que podrían conducir a consecuencias tanto positivas como negativas. En algunos casos, esos factores son internos, como la calidad de los equipos de producción o los activos que posee la empresa. También se tienen en cuenta factores externos como el estado de la economía, las situaciones políticas y las condiciones meteorológicas.

La planificación de escenarios se basa en la premisa de que por cada elección que se tome, hay varios resultados posibles. Al identificar y prepararse con precisión para cada uno de estos escenarios alternativos, es posible estar razonablemente seguro de que la acción inicial fue la correcta y de que la empresa obtendrá algo del proceso, aunque muchos de esos beneficios sean tangibles o intangibles. Este nivel de prospectiva estratégica permite la creación de planes de contingencia que pueden activarse de inmediato, si la situación requiere una acción de ese tipo.

Al utilizar la planificación de escenarios para predecir los resultados potenciales, es posible prepararse de antemano para los diversos resultados potenciales en lugar de simplemente cumplirlos a medida que se presenten. La preparación anticipada a menudo puede ahorrar una gran cantidad de tiempo y dinero, además de proporcionar a la empresa inteligencia que ayuda a calmar situaciones negativas mientras maximiza el beneficio de las positivas.

Junto con las empresas, es probable que las organizaciones sin fines de lucro también participen en el proceso de planificación de escenarios. Emplear los conceptos básicos de los estudios de futuros puede ayudar a la organización a estar preparada para continuar las operaciones y proporcionar servicios incluso en el caso de una recesión económica o la pérdida de un contribuyente importante. La capacidad de identificar y abordar con precisión posibles eventos futuros que surgen de una decisión a menudo puede marcar la diferencia entre la supervivencia de la organización sin fines de lucro y su fracaso.