Los centros comerciales son un tipo de propiedad comercial.

La propiedad comercial es un bien inmueble destinado a empresas con fines de lucro, como complejos de oficinas, centros comerciales, estaciones de servicio y restaurantes. Un desarrollador puede comprarlo directamente para proyectos futuros o alquilarlo a través de un corredor de bienes raíces . Este tipo de propiedad se ubica entre la propiedad industrial y la residencial.

Prácticamente todas las ciudades incorporadas utilizan un sistema de zonificación para regular el uso de la propiedad dentro de su jurisdicción. Para otorgar permiso para construir un nuevo complejo de oficinas u otro negocio con fines de lucro, el gobierno de la ciudad debe determinar que el área elegida sea realmente una propiedad comercial. Las zonas que separan la propiedad comercial, industrial y residencial están claramente marcadas en los mapas de la ciudad. Si el negocio propuesto está claramente en un área dividida en zonas para uso comercial, entonces la ciudad permitirá que la venta proceda para el uso indicado. Sin embargo, si alguna parte de la propiedad se extiende a una zona residencial o industrial, el comprador debe buscar una ” variación “, un permiso especial para cruzar el límite de una zona.

Los escaparates son propiedad comercial.

La propiedad comercial puede estar en manos de agentes inmobiliarios que la tratan de la misma manera que una propiedad residencial. Se pueden erigir letreros que anuncien la disponibilidad y el tamaño de la propiedad inmobiliaria, y se pueden hacer arreglos para comprar o arrendar lotes más pequeños. Los vendedores también pueden acordar realizar mejoras en la tierra, como nivelar los puntos desiguales o talar árboles no deseados. Un desarrollador profesional puede comprar grandes muestras de este tipo de propiedad simplemente para garantizar su disponibilidad para proyectos posteriores.

Las cadenas minoristas son propiedad comercial.

Las ciudades a menudo usan leyes de zonificación para prevenir conflictos entre propietarios de viviendas residenciales y empresas. Los terrenos designados como propiedad comercial rara vez se encuentran en medio de zonas residenciales. Los planificadores de la ciudad alientan a las empresas a congregarse a lo largo de las calles más transitadas y las áreas centrales del centro. Esto ayuda a mantener manejable el tráfico a estos sitios. Algunas áreas de la ciudad pueden estar designadas para ‘uso mixto’, lo que significa que algunas propiedades comerciales pueden usarse con fines residenciales. Una pintoresca zona comercial en el centro de la ciudad con apartamentos sería un ejemplo de uso mixto.

La propiedad comercial a menudo se alquila a través de un corredor de bienes raíces.

Las definiciones de propiedad comercial también pueden incluir el uso industrial, aunque las leyes de zonificación aún regulan el nivel de industria permitido. Las industrias más pesadas a menudo compran propiedades en los márgenes de las ciudades o en áreas no incorporadas. Algunas zonas comerciales de la ciudad permiten el uso industrial ligero, generalmente fábricas más pequeñas con emisiones y necesidades de transporte mínimas.