La relación de contraste dinámico es una clasificación que se utiliza para medir la calidad de la imagen de la televisión. La relación de contraste estándar o estática de un televisor indica la luminancia de los colores blancos más brillantes posibles en la pantalla frente a la profundidad y oscuridad de los tonos negros. En efecto, la relación de contraste informa a los compradores sobre el rango entre colores oscuros y claros, lo que puede ayudar a los compradores a comparar la calidad de la imagen entre diferentes unidades.

A menudo es mejor visitar las tiendas y comparar la calidad de la imagen en persona que confiar en las relaciones de contraste.

Los televisores más nuevos suelen presentar un segundo tipo de clasificación de contraste, conocido como relación de contraste dinámico. Esta relación mide la máxima gama de colores posible entre tonos blancos y negros. Requiere una función especial dentro del televisor que ajuste el brillo de la pantalla para maximizar la calidad de la imagen. Por ejemplo, si los espectadores están viendo una película con muchas sombras y oscuridad, un procesador dentro de la unidad aumenta el brillo para mejorar el contraste. Teóricamente, los televisores con esta función pueden proporcionar una relación de contraste mucho mayor que los modelos de televisión estándar.

La relación de contraste dinámico compara la luminancia de los colores blancos más brillantes con los colores negros más oscuros en una pantalla de TV.

Tanto la relación de contraste dinámico como la relación de contraste estático se expresan mediante una serie de números, por ejemplo, 500: 1 o 1000: 1. Cuanto mayor sea la diferencia entre estos dos números, mejor será la calidad de la imagen. En general, los televisores de diodos emisores de luz (LED) pueden proporcionar la relación de contraste dinámico más alta porque los LED son capaces de niveles de iluminación muy brillantes. Muchas pantallas de cristal líquido (LCD) y televisores de plasma también ofrecen opciones de contraste dinámico, aunque esta función no está disponible en todos los modelos.

Los compradores a menudo confían en los listados de los fabricantes para comparar las relaciones de contraste dinámico entre diferentes modelos. Debido a las variaciones en la medición del contraste, esta no suele ser una forma eficaz de comparar diferentes marcas, o incluso modelos dentro de la misma marca. Algunos fabricantes prueban el contraste dinámico en un entorno de laboratorio controlado, mientras que otros prueban esta relación en un entorno que se asemeja a una sala de estar típica. Las relaciones de contraste siempre serán más altas en un entorno controlado que en entornos no controlados, lo que dificulta la comparación de unidades de TV basadas en esta función.

En general, los televisores con ajuste de contraste dinámico producen una mejor experiencia visual. Los espectadores notarán menos sombras y un mejor contraste de color. A medida que se ajustan los niveles de brillo, también es más fácil ver toda la acción en la pantalla, incluso en áreas de sombra profunda. Al mismo tiempo, es posible que a algunos espectadores no les guste esta función, ya que creen que aclara u oscurece demasiado la imagen. Para los compradores que compran un televisor nuevo, a menudo es mejor visitar las tiendas y comparar la calidad de la imagen en lugar de confiar en las relaciones de contraste y otras clasificaciones proporcionadas por los fabricantes.

Los televisores con ajuste de contraste dinámico a menudo producen una mejor experiencia de visualización.