Características y usos de la resina fenólica

La resina fenólica es un plástico curado con calor que se forma a partir de la reacción de un alcohol a base de carbono y una sustancia química llamada aldehído. El formaldehído es una materia prima común para este tipo de resina, pero se pueden utilizar otros productos químicos relacionados. La resina es dura, resistente al calor y se puede mezclar con una amplia gama de materiales para usos industriales y residenciales.

La resina fenólica se puede utilizar para fabricar madera contrachapada exterior.

Un fenol es un hidrocarburo aromático , lo que significa que contiene un grupo de seis carbonos unidos en una disposición circular. Esta forma molecular permite que la molécula se una a otras moléculas en sitios seleccionados alrededor del anillo. Un aldehído proporciona una molécula de enlace que crea un patrón o rejilla regular de grupos fenólicos. La reacción ocurre con calor y crea un polímero estable muy fuerte llamado plástico termoestable. El hidroxibenceno, o C 6 H 6 O, a menudo se llama fenol y es una materia prima común. Se pueden utilizar otros productos químicos fenólicos, incluido el material separado de las cáscaras de los anacardos.

Anuncios

Existe una variedad de usos para la resina fenólica en aplicaciones comerciales y domésticas. Se puede curar alrededor de un núcleo de lona o fibra para crear piezas rígidas que se utilizan para impulsores de bombas, engranajes u otras aplicaciones resistentes al calor. Si el papel está saturado con esta resina, se puede crear un laminado popular para cocinas y baños. A principios del siglo XX, la resina se mezcló con fibras de madera para crear Bakelite®, un material popular para manijas de horno, utensilios de cocina y piezas decorativas de puertas y gabinetes.

Un viejo teléfono hecho de Bakelite®, una resina fenólica.

La placa de resina fenólica se usa ampliamente para placas de circuitos electrónicos en el siglo XXI. La resina curada a menudo se mezcla con pequeñas cantidades de fibras naturales o sintéticas para evitar que se rompa, porque la resina puede volverse quebradiza cuando se cura. Las placas no conducen electricidad y resistirán el calor generado por los equipos electrónicos.

Anuncios

A principios del siglo XX, la resina fenólica se mezcló con fibras de madera para crear baquelita, un material popular para radios.

Los compresores y bombas pueden utilizar piezas fenólicas debido a su resistencia química y al calor. La resina sin curar es un líquido, por lo que se pueden moldear formas de piezas personalizadas para cumplir con requisitos específicos. Las piezas son livianas y pueden reemplazar al metal en aplicaciones de aviación o marinas donde se necesita ahorrar peso.

La resistencia al fuego es un beneficio clave de la resina fenólica, porque el material se chamusca en lugar de quemarse. Char es una reacción en la que las moléculas se cambian a una estructura de carbono en lugar de quemarse como cenizas. Las resinas que están expuestas a calor extremo emiten muy pocos humos tóxicos, lo que las hace útiles en piezas de aviones y automóviles. En las naves espaciales, los escudos térmicos y las boquillas de los cohetes se pueden fabricar con resinas fenólicas, lo que proporciona un material que se desgastará y resistirá la quema.

Anuncios

La forma circular de carbono de los fenoles hace que las resinas sean útiles como adhesivos. Forman buenos enlaces químicos con una amplia gama de materiales y crearán una unión adhesiva muy estable cuando estén curados. Estos adhesivos se utilizan ampliamente para tableros de construcción laminados o en capas, tableros de pared decorativos y superficies interiores en equipos de transporte.

 

Mira estos Artículos

Subir