Significado | Concepto | Definición:

La seguridad sísmica es un conjunto de políticas, prácticas y actividades relacionadas con aumentar la seguridad de las personas, los animales y las propiedades durante eventos sísmicos como terremotos y erupciones volcánicas. En áreas geológicamente activas, la seguridad sísmica puede ser una preocupación importante, con departamentos enteros dentro de agencias gubernamentales dedicadas a la seguridad sísmica, mientras que en otras áreas, la seguridad sísmica puede manejarse bajo el paraguas de departamentos de construcción y agencias de seguridad comunitaria. La práctica de la seguridad contra terremotos incluye todo, desde la inspección de nuevas estructuras para confirmar que cumplen con los estándares de seguridad hasta la educación de los niños en edad escolar sobre qué hacer durante un terremoto.

Los terremotos a menudo causan grietas en la corteza terrestre.

Un área de seguridad sísmica tiene que ver con el monitoreo sísmico y el estudio de la Tierra para aprender más sobre la actividad sísmica y emitir advertencias sobre eventos sísmicos. Por ejemplo, cuando se detecta un gran terremoto en alta mar, las agencias gubernamentales pueden emitir una alerta de tsunami para alertar a las personas sobre el hecho de que es probable que ocurra un evento peligroso. Los sismólogos también están interesados ​​en estudiar patrones de actividad sísmica para que puedan aprender a predecir grandes terremotos y erupciones volcánicas antes de que ocurran, brindando oportunidades de preparación y evacuación.

La seguridad sísmica implica establecer códigos de construcción que reduzcan las condiciones peligrosas en caso de un terremoto.

La seguridad sísmica también está involucrada en el establecimiento de códigos de construcción que están diseñados para reducir las condiciones peligrosas, como las leyes de arriostramiento de calentadores de agua caliente y la aplicación de dichos códigos. En áreas sísmicamente activas, los contratistas especializados también brindan servicios de reacondicionamiento a la estructura existente para adaptarlos al código para que estén seguros en un terremoto. Al asegurar los edificios, los defensores de la seguridad sísmica pueden reducir en gran medida el riesgo de daños o muertes en un terremoto. El reacondicionamiento de terremotos es una preocupación importante en muchas áreas, ya que es posible que las estructuras más antiguas no resistan un terremoto.

La educación es otro aspecto clave de la práctica de seguridad sísmica. Los residentes en áreas propensas a eventos sísmicos reciben información sobre cómo asegurar el interior de una casa para reducir el riesgo de daños por terremotos, y también reciben capacitación que les permitirá responder rápidamente en caso de terremoto. Las escuelas y los lugares de trabajo pueden realizar simulacros periódicos de seguridad sísmica para permitir que las personas practiquen la respuesta a emergencias .

También es motivo de preocupación la formación y el equipamiento de los socorristas. Las agencias comunitarias en áreas propensas a terremotos realizan periódicamente simulacros de terremoto para que los socorristas puedan practicar la respuesta a emergencias causadas por la actividad sísmica. Estos simulacros están diseñados para revelar áreas de debilidad que deben abordarse para que no se conviertan en un problema en una emergencia real y para familiarizar a las personas con los procedimientos para que sean una segunda naturaleza, reduciendo el tiempo de respuesta.

Las casas se pueden modificar e inspeccionar para garantizar que puedan resistir los temblores de un terremoto.