Teoría de la Cortesía: Significado, Funciones y Ejemplo.

La teoría de la cortesía se basa en el concepto de que las personas tienen una imagen social de sí mismas que proyectan y tratan de proteger conscientemente. Este sentido de autoimagen se conoce como “rostro”. La teoría fue desarrollada en 1978 por los investigadores Penelope Brown y Stephen C. Levinson. Sostiene que las personas usan varias estrategias de cortesía para proteger el rostro de los demás cuando se dirigen a ellos. Según la teoría de la cortesía, hay una cara positiva y una negativa. El rostro positivo refleja el deseo de que los demás aprueben la propia imagen de uno mismo. El rostro negativo es una parte de la personalidad que no desea ser impuesta. Las estrategias de cortesía diferirán dependiendo de si una persona está lidiando con la cara positiva o negativa de otra.

La teoría de la cortesía sugiere que las personas usan estrategias de cortesía para proteger el rostro de los demás cuando se dirigen a ellos.

En situaciones en las que podría surgir un acto de amenaza facial (FTA), la estrategia de cortesía utilizada dependerá en gran medida de la relación entre el hablante y el oyente. A veces, los TLC son inevitables en las conversaciones. Un acto que amenaza la cara puede dañar la cara de la persona con la que se habla porque se opone a sus deseos o necesidades. Un FTA puede ser positivo o negativo y puede dañar al hablante o al oyente.

Anuncios

El rostro positivo refleja el deseo de que los demás aprueben la imagen de sí misma de una persona.

Los actos positivos que amenazan el rostro son un desafío directo al rostro del oyente. Contienen indiferencia hacia la autoimagen del oyente e incluyen cosas como amenazas, insultos y menospreciar al oyente. El TLC positivo incluye discursos que involucran temas socialmente inaceptables, como insinuaciones sexuales y calumnias raciales. Un hablante también puede avergonzar a un oyente con referencias inapropiadas al género, la edad o el estado. El propio rostro de un hablante puede resultar dañado en estas situaciones por la necesidad de una disculpa o una admisión de debilidad personal.

Pedir direcciones a un extraño requiere una cortesía negativa.

Anuncios

En la teoría de la cortesía, los actos negativos que amenazan la cara ocurren cuando el hablante incide en la cara negativa del oyente. El hablante requiere una respuesta verbal o una acción de la persona a la que se dirige. Los TLC negativos pueden incluir consejos, advertencias o solicitudes del oyente para realizar una determinada acción. Es confrontacional en el sentido de que el oyente del hablante debe estar de acuerdo con los deseos del otro.

El envío de tarjetas de agradecimiento se puede hacer más como una forma de no parecer ingrato según la teoría de la cortesía.

La teoría de la cortesía identifica cuatro estrategias de cortesía que utiliza un hablante cuando se trata de actos que amenazan la cara al oyente. Son calvos en el registro, cortesía positiva, cortesía negativa y extraoficialmente. La estrategia utilizada dependerá de la relación entre el hablante y el oyente.

Anuncios

La cortesía calva registrada se usa entre los íntimos, familiares y amigos. Permite un lenguaje sencillo que no está disponible en otras situaciones, y la preocupación por la cara del otro es menos compleja. La cortesía positiva es una estrategia que se utiliza cuando el hablante está al menos familiarizado con el oyente. Reconoce el estado de la persona al mismo tiempo que reconoce la familiaridad. Por ejemplo, un orador que ha olvidado su billetera podría pedirle a un compañero de trabajo que le preste dinero para un café.

La cortesía negativa se usa cuando los hablantes saben que están afectando el tiempo de una persona y quieren mostrar respeto. Detener a una persona en la calle, por ejemplo, para pedirle direcciones, requiere una cortesía negativa. La estrategia de cortesía indirecta implica que el hablante solicite algo sin pedirle directamente al oyente que lo haga. El enfoque es más deferente y coloca la carga sobre el hablante. Por ejemplo, un orador puede comentar sobre algo que debe hacerse en lugar de pedirle al oyente que lo haga.

La teoría de la cortesía analiza cómo el tono de una persona mientras habla puede afectar el estado de ánimo del receptor.

Anuncios