Significado de Trombosis Pulmonar

La trombosis pulmonar es un coágulo de sangre que se ha formado en el cuerpo, a menudo originalmente en una de las venas profundas de la pierna y que se ha alojado en uno de los vasos sanguíneos del pulmón.

Un diagnóstico de trombosis pulmonar es una situación de emergencia potencialmente fatal y requiere atención médica inmediata.

Si el coágulo bloquea completamente un vaso sanguíneo e impide el flujo sanguíneo al pulmón, esa parte del pulmón puede sufrir un infarto pulmonar. El tejido pulmonar morirá porque no puede llegar sangre rica en oxígeno al tejido.

Se puede formar un coágulo de sangre en uno de los vasos sanguíneos del brazo, la pierna o el corazón.

Se puede formar un coágulo de mancha, llamado trombo , en uno de los vasos sanguíneos o en las venas profundas de la pierna, el brazo o el corazón.

Los diferentes tipos de trombosis reciben el nombre de su ubicación en el cuerpo. La trombosis venosa profunda es un coágulo de sangre en las venas profundas de la pierna, como la vena femoral. La trombosis de la vena porta afecta la vena porta hepática del hígado.

Con la trombosis pulmonar, el trombo se desplaza de algún lugar dentro del sistema circulatorio y viaja a través de los vasos hasta llegar a los diminutos capilares o venas de los pulmones.

La trombosis venosa profunda es un coágulo de sangre en las venas profundas de la pierna, como la vena femoral.

La mitad de los pacientes que sufren trombosis pulmonar no presentan síntomas. El cuerpo puede curarse por sí mismo del coágulo sin que el paciente se dé cuenta de su condición.

Un coágulo grande o un coágulo que bloquea un vaso sanguíneo crítico puede causar síntomas graves de trombosis pulmonar, como dificultad para respirar, dolor en el pecho, sudoración abundante, sensación de mareo o esputo con sangre.

La trombosis pulmonar no tratada puede provocar daño pulmonar permanente, niveles bajos de oxígeno en sangre o daño de órganos por falta de oxígeno. Los síntomas son signos de una enfermedad grave y requieren atención médica inmediata.

Las medias de compresión a menudo se recetan después de la extirpación de una trombosis pulmonar.

El tratamiento de la trombosis pulmonar depende de la gravedad y la causa de la afección, si se conoce. En la mayoría de los casos que no son de emergencia, los médicos suelen recetar medicamentos anticoagulantes por vía intravenosa u oral para diluir la sangre. Se prescriben trombolíticos para reducir el tamaño del coágulo.

Los pacientes críticamente enfermos reciben oxígeno y medicamentos anticoagulantes y pueden someterse a un procedimiento de catéter o una cirugía mayor para eliminar el coágulo.

Se pueden realizar análisis de sangre para diagnosticar la trombosis.

Los profesionales médicos no están completamente seguros de qué causa la trombosis pulmonar en algunos pacientes, pero la mayoría de los profesionales coinciden en que la movilidad reducida y un estilo de vida inactivo contribuyen a la enfermedad.

El envejecimiento, la inmovilidad prolongada por una lesión o cirugía, un trauma médico o el embarazo pueden precipitar la formación de coágulos de sangre.

Los pasos para prevenir la trombosis pulmonar incluyen tratar a los pacientes con medicamentos anticoagulantes antes de la cirugía, prescribir medias de compresión después de la cirugía y mantener un estilo de vida activo.

Un gran coágulo de sangre puede causar síntomas graves de trombosis pulmonar. La obesidad puede aumentar las posibilidades de trombosis de una persona.

Un diagnóstico positivo es una situación de emergencia potencialmente fatal y requiere atención médica inmediata.

Los síntomas de la trombosis pulmonar pueden incluir dificultad para respirar.

Qué es Trombosis Pulmonar