La variación de ventas es un término que se utiliza para describir la diferencia entre las cifras de ventas proyectadas o presupuestadas de una empresa y la cantidad total de ventas que realmente ocurren en el período considerado. El desglose de la variación de ventas puede centrarse en los ingresos totales generados o recaudados durante el período en comparación con las cifras de ventas proyectadas, o proporcionar una vista más detallada que tenga en cuenta las diferencias en los precios unitarios. Idealmente, el grado de variación de las ventas será relativamente pequeño, lo que significa que las proyecciones de ingresos están muy cerca del volumen de ventas real que tiene lugar.

La variación de ventas es un término que se utiliza para describir la diferencia entre las cifras de ventas proyectadas o presupuestadas de una empresa y la cantidad total de ventas que realmente ocurren.

Dentro del alcance de la variación de la venta, los detalles de la comparación entre las cifras presupuestarias y las cifras reales variarán. En algunos casos, la variación considerará las ventas totales frente a las ventas proyectadas, proporcionando cantidades monetarias reales como parte de la comparación. En otras ocasiones, el proceso puede ser más una variación en la cantidad de ventas, con atención centrada en la diferencia entre la cantidad de unidades reales vendidas y la cantidad de unidades que se proyectaba vender durante ese período de tiempo. Un tercer enfoque se centra en el precio unitario de los bienes en consideración, comparando el precio unitario proyectado con el precio que los consumidores realmente estaban dispuestos a pagar por los bienes vendidos.

El análisis de la variación de ventas puede ayudar a una empresa a realizar ajustes en la producción.

Una de las formas más fáciles de entender la idea de variación en las ventas es considerar a un panadero que ha proyectado que durante el transcurso de una semana se venderá un total de 100 panes de centeno a un precio determinado. Una vez que se completa esa semana, se contabilizan las ventas y se descubre que los consumidores realmente compraron sólo 96 panes de centeno. Esto deja una variación en la cantidad de ventas de cuatro negativos, lo que indica que la panadería no funcionó tan bien como se esperaba.

Cuando la variación de las ventas se basa en el precio unitario, el resultado será favorable si la cantidad real vendida produce al menos la cantidad de ingresos proyectada para el período. Esto significa que incluso si algunas de las unidades se venden a precios de venta que resultaron en la venta de más unidades de las anticipadas, la variación en las ventas aún se considera favorable, ya que las cifras de ventas totales exceden los ingresos proyectados para el período. Si el precio de venta más bajo no estimula las ventas adicionales que compensan la diferencia, entonces la variación de ventas se expresará como un resultado negativo en lugar de positivo.

El análisis de la variación de las ventas puede ayudar a una empresa a realizar ajustes en la producción y la fijación de precios que ayudan a mantener los costos dentro de lo razonable y a atraer la atención de los clientes que resulta en ventas. Con este enfoque, es posible mantener un inventario de productos terminados que satisfaga la demanda de los clientes tanto en términos de unidades como de precios unitarios. Hacerlo, a su vez, ayuda a mantener los gastos operativos dentro de lo razonable y permite que la empresa obtenga el mayor nivel de ganancias posible de cada unidad vendida.