Los radares montados en naves espaciales se utilizan a menudo con fines de seguimiento, control, guía y detección, y se desarrollan a partir de radares aéreos. Las naves espaciales suelen llevar una variedad de radares, que se clasifican según sus funciones de aplicación: radares de encuentro espacial, radares de aterrizaje (incluidos los radares de aterrizaje en la luna), radares de detección y sensores de radiofrecuencia.

Los sensores de radiofrecuencia se utilizan para el control de actitud de las naves espaciales (consulte los sensores de actitud de las naves espaciales). Los radares activos que se utilizan para observar la superficie de la tierra, la luna y los planetas incluyen radares de imágenes, altímetros de radar y dispersómetros.

El radar de apertura sintética tiene una alta resolución espacial y puede obtener imágenes del suelo claras. El altímetro de radar por satélite se utiliza principalmente para levantamientos geodésicos y observación del océano. Mide la altitud media del satélite a la superficie del mar para obtener la forma básica de la tierra, la distribución del campo de gravedad y achatamiento y otros parámetros.

El “Sky Lab”, los satélites geodésicos y los “satélites oceánicos” de la década de 1970 estaban equipados con altímetros de radar. El dispersómetro montado en el satélite es un radar que se utiliza para medir la potencia de la señal de eco retrodispersada procedente del mar o del suelo.

El coeficiente de dispersión (también conocido como sección transversal normalizada del radar) que mide está determinado principalmente por la rugosidad de la superficie de la superficie medida. Debido a que la brisa marina afecta la rugosidad de la superficie del mar, el dispersómetro puede medir indirectamente la velocidad del viento y estimar la dirección.

El radar de la nave espacial tiene requisitos estrictos de peso, volumen y consumo de energía, y debe ser capaz de soportar impactos ambientales como alto vacío, radiación de partículas, radiación ultravioleta y alternancia de temperatura. La nave espacial tiene una alta velocidad de vuelo y la señal del radar tiene un gran cambio de frecuencia Doppler, que debe corregirse, por lo que existen requisitos más altos para la tecnología de seguimiento y adquisición de frecuencia.

El sistema de radar de la nave espacial se está desarrollando en la dirección de múltiples cambios de parámetros y múltiples funciones. Ha surgido un sistema unificado de radar, telemetría, control remoto, comunicación e integración de computadoras.