Significado de Retórica Política

La retórica política es esencialmente una retórica clásica aplicada a una situación política moderna. Los principios básicos de la retórica (logos, pathos y ethos) se aplican a la discusión política contemporánea, y se utilizan dispositivos retóricos específicos para aumentar el efecto.

Por ejemplo, los políticos utilizan con frecuencia la anáfora, que es una forma de repetición mediante la cual las oraciones consecutivas comienzan con la misma palabra o frase.

Los políticos también usan otras técnicas en retórica política, como confusión, diversión, asociación, omisión y composición. Todas estas técnicas se emplean en discursos y declaraciones públicas para ganar el favor de la audiencia que escucha.

Los políticos son conocidos por manipular su imagen para crear una versión más confiable de sí mismos.

La retórica básica puede aplicarse efectivamente a los debates políticos, y esta es la base de la retórica política. Los tres aspectos principales de la retórica clásica son logos, ethos y pathos, o lógica, imagen y atractivo emocional.

Los políticos manipulan su imagen para crear una versión más confiable, justa e inteligente de sí mismos, que se presenta al público.

La lógica se usa para crear argumentos válidos, y también puede ser una técnica valiosa para señalar defectos con los argumentos de la oposición. La apelación a la emoción se usa con frecuencia en los discursos, y las palabras cargadas de emoción se pueden usar para incitar una cierta reacción de la audiencia.

Los políticos a menudo apelan a las emociones de los votantes en los discursos.

Los políticos a menudo aplican diferentes técnicas retóricas , y están diseñadas para alentar a la audiencia a estar de acuerdo con sus puntos. El desvío es una técnica que se usa a menudo en la retórica política, y esto se puede aplicar de varias maneras diferentes.

Por ejemplo, un político puede cambiar el enfoque de problemas con sus propias políticas a problemas con las políticas de un oponente. Atacar la personalidad o la solución de otro político a un problema desvía la atención de los defectos inherentes en el argumento del hablante.

La repetición es una técnica poderosa de uso frecuente en la retórica política. Los lemas son un ejemplo simple del uso de la repetición en la política, que inculca en las mentes de los oyentes políticas importantes y generalmente agradables para la multitud.

Además del uso de eslóganes, los políticos también utilizan técnicas como la anáfora, que es la repetición de palabras o frases al comienzo de oraciones consecutivas. La repetición puede crear una sensación de familiaridad, a la que las personas generalmente reaccionan positivamente.

Se utilizan muchas otras técnicas en la retórica política, y todas están diseñadas para hacer que la audiencia acepte o esté de acuerdo con lo que se dice.

Este acuerdo es a menudo el resultado de la imagen confiable de un político y frecuentes apelaciones emocionales. Los políticos a menudo envuelven su mensaje en jerga para evitar traicionar inconsistencias lógicas y crear asociaciones entre cosas no relacionadas para producir un efecto.

Alguien puede decir, por ejemplo, que no se puede confiar en un político porque su padre solía ser miembro del partido nazi. Si bien esto puede parecer malo, las lealtades políticas del padre del político no necesariamente tienen nada que ver con el suyo.

Qué es Retórica Política