Significado de Stakeholder

Stakeholder significa una audiencia estratégica, describe a una persona o grupo que tiene interés en una empresa, negocio o industria. Y que puede o no haber realizado una inversión en ellos.

En inglés, stake significa interés, participación, riesgo. Holder significa el que poseedor. Por lo tanto, stakeholder también significa parte interesada. Es una palabra en inglés ampliamente utilizada en las áreas de comunicación, administración y tecnología de la información.

Tiene como objetivo designar a las personas y grupos más importantes para una planificación estratégica o plan de negocios, es decir, las partes interesadas.

Un stakeholder es una persona o grupo que legitima las acciones de una organización y tiene un papel directo o indirecto en la gestión y los resultados de esa organización. De esta manera, una parte interesada puede verse afectada positiva o negativamente, dependiendo de sus políticas y forma de actuar.

Algunos ejemplos de stakeholder de una empresa pueden ser sus empleados, gerentes, gerentes, propietarios, proveedores, competidores, ONG, clientes, el estado, acreedores, sindicatos.

significado-de-stakeholder

Al comprender la importancia del stakeholder, el planificador puede obtener una visión más amplia de todos los involucrados en un proyecto y cómo pueden contribuir a su optimización. Las partes interesadas son elementos clave en la planificación estratégica de una empresa u organización.

El término interesado fue acuñado por un filósofo llamado Robert Edward Freeman y se ha vuelto cada vez más común, ya que es una pieza muy importante para contribuir al desempeño de una organización e influir en las actitudes y acciones de los interesados ​​dentro de la empresa.

En el área de la tecnología de la información, el stakeholder también juega un papel importante, porque para la arquitectura de software es importante tener el conocimiento de las partes interesadas.

Grupos de Interés y Accionistas

Hay dos modelos de negocio principales y más conocidos: el modelo basado en los interesados ​​y el modelo basado en los accionistas.

Según el modelo de stakeholders, que surgió en las últimas décadas. La compañía es vista como una organización social que debería brindar algún tipo de beneficio a todos los socios comerciales o stakeholders, es decir, las partes interesadas.

Este modelo también se conoce como modelo de responsabilidad social, dado que este modelo apunta a un equilibrio social. El beneficio obtenido por la empresa se divide proporcionalmente según la participación de cada elemento: accionistas o accionistas, clientes, proveedores, etc.

Este modelo no solo favorece el aspecto financiero, sino que también da valor al aspecto social y retributivo. Por este motivo se considera como un modelo de responsabilidad social o corporativa.

El modelo de accionistas está estrechamente relacionado con los accionistas y fue un modelo casi exclusivo durante toda la era industrial. En este caso, la compañía es vista como una entidad que debería beneficiar a sus accionistas.

Se conoce como un modelo de responsabilidad financiera, en cuyo caso el éxito de la empresa se mide casi exclusivamente por sus ganancias.