El taylorismo es un sistema de gestión del trabajo basado en diversas técnicas para un uso óptimo de la mano de obra contratada. Fue desarrollado a principios del siglo XIX, a partir de estudios sobre los movimientos del hombre y la máquina en los procesos de fabricación.

Características

El taylorismo enfatiza la eficiencia operativa de las tareas realizadas, en las que busca extraer el mejor desempeño de cada empleado. Por tanto, es un sistema de racionalización del trabajo concebido en líneas científicas. De esta manera, todos los aspectos del trabajo deben ser estudiados y desarrollados científicamente.

Así, con el análisis de los procesos productivos se logró mejorar la capacidad de trabajo de los trabajadores. El objetivo era ahorrar al máximo en términos de esfuerzo productivo.

Debemos enfatizar que el taylorismo no se preocupa por las innovaciones tecnológicas, sino por las posibilidades de controlar la línea de producción.

Mediante una estandarización continua, mediante el establecimiento de un sistema de supervisión y control, el hombre terminó siendo transformado por una parte de la máquina. Sin embargo, fue esto lo que dio lugar a condiciones laborales capaces de incrementar la productividad y los beneficios.

Frederick Taylor y el taylorismo

El término taylorismo se refiere al ingeniero estadounidense Frederick Taylor (1856-1915), considerado uno de los fundadores de la Administración Científica.

En efecto, Taylor fue pionera en el desarrollo de un modelo de gestión en el que la empresa es considerada bajo la mirada científica. Taylor se interesó en este tipo de gestión cuando todavía era operador de maquinaria en “Midvale Steel” en Filadelfia, donde comenzó su investigación.

A partir de la observación de los métodos de trabajo de los trabajadores, encontró que, bajo un ritmo de trabajo controlado, los trabajadores eran mucho más productivos.

Más tarde, Taylor se graduó como ingeniero mecánico en 1885 y, en 1906, se convirtió en presidente de la “Sociedad Estadounidense de Ingeniería Mecánica”. Sus ideas definitivamente influirían en la Segunda Revolución Industrial .

Sus obras más importantes son: “Un sistema de precios por pieza” (1895); “Administración de talleres” (1903); y “Principios de la administración científica” (1911), su obra maestra.

Innovaciones del taylorismo

El taylorismo básicamente emplea cinco principios, a saber:

  • Sustitución de métodos basados ??en la experiencia por metodologías probadas científicamente;
  • Selección y formación rigurosa de los trabajadores, con el fin de descubrir sus mejores competencias, que deben mejorarse continuamente;
  • Supervisión continua del trabajo;
  • Ejecución disciplinada de tareas, con el fin de evitar el desperdicio;
  • Fraccionamiento del trabajo en la línea de montaje para singularizar las funciones productivas de cada trabajador, disminuyendo así su autonomía.
  • Estudio de metodologías para evitar la fatiga del trabajador,
  • Estímulo salarial proporcional a la productividad, con premios por desempeño,
  • La jerarquía de la cadena productiva, que separa el trabajo manual del trabajo intelectual y garantiza la gestión, que tiene un conocimiento general de la producción, el control sobre los trabajadores.

Las ideas de Taylor inspiraron a empresarios como Henry Ford a crear un método de línea de montaje que se llamaría fordismo .

Taylorismo y Fordismo

Las ideas de Taylor inspiraron directamente a Henry Ford a mejorar la producción de sus coches.

El taylorismo no es un modelo productivo, sino un análisis teórico de la organización y administración del trabajo. Por lo tanto, el emprendedor podría reducir costos y maximizar las ganancias.

Por otro lado, Ford y otros empresarios llevarán estas ideas a sus fábricas y harán que la producción sea más eficiente al especializar su trabajo.

Crítica al Taylorismo

El taylorismo sufre algunas críticas, considerando que, en la búsqueda del máximo aprovechamiento de la fuerza productiva, termina por ignorar ciertas necesidades básicas de los trabajadores, quienes comienzan a sentirse explotados e insatisfechos.

En consecuencia, estos trabajadores pasan a ser vistos como partes desechables del sistema, y ??esto generó la oposición de los trabajadores a la aplicación del taylorismo.