Significado | Concepto | Definición:

Un acoplador de metal es un dispositivo que se utiliza para unir dos objetos. Puede consistir en una variedad de materiales diferentes, desde acero y aluminio hasta latón o cobre . Estos dispositivos pueden ser tan simples como fundas de metal que se usan para unir dos o más piezas de tela, o tan complejas como un enganche que se encuentra en un vagón o en un equipo de construcción. Se deben elegir diferentes tipos de acopladores, también conocidos como acoplamientos, en función de su tamaño, resistencia y función propuesta para garantizar que cumplan con las demandas de cada proyecto.

Mujer sosteniendo un libro

Las unidades de acoplador de metal más simples utilizan un diseño simple de compresión o abrazadera. Una vez que están en su lugar, se aplica fuerza al exterior del acoplador, lo que hace que se agarre al objeto interior utilizando fuerza de compresión. Se pueden utilizar diseños similares de acopladores metálicos de barra o viga para unir dos ejes pequeños dentro de una máquina. Algunos de estos acopladores tipo viga utilizan un mecanismo de rosca en lugar de compresión para mantenerlos en su lugar. Este tipo de diseño de viga o barra es apropiado solo para aplicaciones relativamente simples que requieren una fuerza de sujeción mínima.

Los vagones y el equipo pesado a menudo se basan en un acoplador de metal de alta resistencia para unir varios vagones o unidades. Por ejemplo, los vagones clásicos se basan en un acoplador de gancho y pasador hecho de hierro pesado, o un gancho que se conecta a una serie de eslabones de cadena de acero o hierro. Estos acopladores alguna vez se utilizaron para permitir a los trabajadores conectar y desconectar vagones con relativa facilidad. Este tipo de acoplador de metal todavía se usa ampliamente hoy en día en equipos de construcción modernos. Por ejemplo, las grúas pueden incorporar un acoplador estilo gancho y pasador para que el personal de trabajo pueda sujetar y desabrochar rápidamente. El mismo principio se aplica a los diseños de estilo de bola y de enganche y otros tipos de enganches de enganche rápido.

Las aplicaciones más complejas requieren diseños de acopladores metálicos intrincados. Estos modelos avanzados a menudo permiten que uno o ambos componentes se flexionen o se muevan una vez conectados. Un ejemplo de esto es el engranaje o acoplador de disco, que une dos componentes mediante una serie de dientes entrelazados y una funda protectora de metal. Las juntas de fuelle son similares y consisten en un diseño de acordeón que permite que la junta se flexione y se mueva mientras transfiere el movimiento entre los dos objetos. Incluso una cadena y una rueda dentada pueden considerarse un tipo de acoplador metálico. En este ejemplo, una cadena de metal conectada a un eje o motor se uniría con una rueda dentada conectada a un eje o motor separado, y transferiría impulso o energía entre los dos.