Una marinada de bistec es un tipo de tratamiento que se usa para ablandar y agregar un rico sabor a la carne antes de asarla o dorarla en la sartén. Los adobos pueden venir en forma de salsas o aderezos secos, y los métodos para preparar el bistec con cada uno de ellos son algo diferentes. Marinar el bistec funciona mejor con cortes específicos de carne. Se puede encontrar una buena variedad de opciones de sabores de adobo de carne en los pasillos de las tiendas de comestibles y en los libros de recetas.

Los chiles jalapeños pueden darle un toque picante a los adobos de carne.

Los cortes de carne más duros suelen ser los más adecuados para un adobo de carne; entre ellos se incluyen el filete de falda y la falda, así como las variedades de solomillo y asado redondo. Estos tipos de bistec también tienden a contener cantidades más bajas de grasa, lo que permite que la marinada penetre más a fondo en la carne. Los maestros asadores experimentados generalmente desaconsejan marinar carne de mayor calidad, como el ojo de bife, porque hacerlo puede endurecer demasiado la textura del bistec.

El pimentón se usa comúnmente en adobos de carne seca.

Los adobos húmedos para bistec con frecuencia vienen en sabores como teriyaki, hierba de limón, pechuga de barbacoa y mostaza bourbon . Antes de remojar un corte grueso de bistec en uno de estos adobos, algunos cocineros recomiendan cortar la carne en secciones más delgadas para permitir que el adobo húmedo empape el bistec de manera uniforme. Un bistec marinado que se deja demasiado espeso a veces puede resultar en un sabor amargo en el borde exterior de la carne y muy poco sabor en el centro. Los mejores resultados de usar una marinada húmeda generalmente provienen de dejar los cortes de carne en remojo durante la noche en un recipiente cubierto guardado en el refrigerador.

Muchas recetas de adobos requieren vinagre de vino tinto.

Los cocineros que prefieren utilizar adobos húmedos para rociar deben dejar a un lado parte del adobo para que no entre en contacto con la carne cruda. Después de sacar un bistec de una marinada húmeda, la marinada sobrante no debe reutilizarse como salsa sin antes hervirla bien durante al menos 15 a 20 minutos. Debido a la presencia de bacterias de la carne cruda en el adobo de bistec, muchos cocineros optan por desechar el adobo usado en lugar de reutilizarlo.

Los adobos agregan mucho sabor a los filetes.

Usar una marinada de carne seca es otra opción para darle sabor a la carne. Las recetas de adobo seco generalmente consisten en especias y condimentos como granos de pimienta molidos, sal de ajo , pimentón , orégano, comino, chile en polvo y, a veces, azúcar morena para agregar un equilibrio de sabor. Los cocineros experimentados recomiendan primero dejar que el bistec descongelado alcance la temperatura ambiente antes de aplicar la marinada seca; esto generalmente conduce a una carne cocida de manera más uniforme. Luego, el bistec generalmente se cubre con una pequeña cantidad de aceite de cocina que permite que la marinada de bistec seco le dé sabor a la carne sin que las sales agregadas eliminen la humedad del bistec.

Los adobos pueden ser aderezos secos o salsas, pero siempre se colocan en un bistec antes de cocinarlo.

Los condimentos secos con hierbas y especias son comunes como adobo para bistec.

Una mezcla seca para bistec puede incluir numerosos condimentos, como ajo, comino y chile en polvo.