Un agente de liquidación es la persona o entidad que gestiona la finalización de una transacción entre un vendedor y un comprador.

También conocido como agente de cierre o transmisor, un agente de liquidación es la persona o entidad que gestiona la finalización de una transacción entre un vendedor y un comprador. El papel principal del agente de liquidación es asegurarse de que la transacción se desarrolle de una manera que cumpla con los términos acordados por las dos partes, así como con las leyes y regulaciones locales que sean relevantes para la transacción. Un agente de este tipo puede manejar una amplia gama de transacciones o especializarse en tipos particulares de transacciones relacionadas con tipos específicos de compras.

Uno de los ejemplos más comunes de un agente de liquidación se encuentra en la industria inmobiliaria. En este contexto, la función principal del agente es aceptar el pago del comprador de la propiedad y transmitir ese pago al vendedor. El agente también supervisa la transferencia de la propiedad de la propiedad inmobiliaria al comprador, asegurando que todos los documentos se preparen de acuerdo con las regulaciones vigentes y que se presenten en los departamentos o agencias gubernamentales correspondientes. Los agentes que administran este tipo de acuerdos deben estar bien familiarizados con todas las políticas y procedimientos que tienen que ver con la compra y venta de bienes raíces, incluidos los cambios futuros y las fechas en que esos cambios entrarán en vigencia.

Algunas de las tareas que puede realizar un agente de liquidación de bienes raíces incluyen examinar los títulos actuales de la propiedad y asegurarse de que sean precisos, luego supervisar la creación del nuevo título que se otorgará al comprador. El agente también puede ser responsable de manejar el prorrateo de cualquier tarifa de propiedad que se aplique al año en el que se llevó a cabo la transacción. En casi todas las situaciones, el agente de liquidación es responsable de notificar a las oficinas de sucesiones y otras agencias los detalles de la transacción y asegurarse de que la nueva escritura se registre correctamente.

Los servicios de un agente de liquidación también se emplean comúnmente con oportunidades de inversión. Aquí, el agente gestiona el proceso de recibir el pago del comprador y asegurarse de que la propiedad de las acciones, bonos u otra garantía se actualice para reflejar el cambio. Un agente de liquidación también trabajará con el personal de cada casa de bolsa involucrada en la transacción para asegurarse de que se realicen los débitos y créditos adecuados en las cuentas tanto del comprador como del vendedor. Cuando se requieren copias impresas de los valores, el agente también puede supervisar la entrega de esos documentos al comprador.