Los amperímetros son un tipo de instrumento de medición electrónico que se utiliza para evaluar el flujo de corriente eléctrica en un circuito en particular. Esencialmente, se medirá el flujo de corriente en términos de amperios. Varios diseños permiten que el dispositivo se utilice para medir la cantidad y la tasa de corriente en dispositivos eléctricos tanto pequeños como grandes.

Se usa un amperímetro para detectar el flujo de la corriente eléctrica de un circuito.

A veces denominado amperímetro, el amperímetro se puede utilizar en varios campos diferentes. El dispositivo es útil para medir el flujo de corriente a través de los sistemas de cableado de edificios nuevos, lo que garantiza que cumpla con los códigos de seguridad locales aceptables. Las empresas que fabrican equipos eléctricos de cualquier tipo utilizarán este dispositivo para probar los productos antes de ponerlos a la venta. Los electricistas suelen utilizar uno para detectar problemas con los sistemas de cableado en edificios antiguos. En general, el amperímetro se puede utilizar en prácticamente cualquier situación en la que sea posible conectar un circuito y ejecutar una medición.

Los electricistas a menudo utilizan un amperímetro para detectar problemas con los sistemas de cableado en edificios antiguos.

Se entiende que uno de los primeros amperímetros en funcionamiento es el galvanómetro D’Arsonval. Esta forma emplea el proceso de deflexión magnética para medir el flujo de amperios a través de un circuito dado. Construido con un diseño de bobina móvil, el dispositivo podría conectarse a un circuito y, a medida que se produce el flujo de corriente hacia el dispositivo, la bobina comienza a moverse dentro del campo magnético . El grado de desplazamiento y movimiento que experimenta la bobina ayuda a determinar el flujo de corriente.

Un amperímetro se puede configurar para medir corriente continua o corriente alterna, y hay ejemplos de los que son capaces de medir ambos tipos. En todos los diseños, sin embargo, es importante recordar que el dispositivo tiende a tener un punto de resistencia relativamente bajo. Es decir, si está conectado a una fuente incompatible, existe la posibilidad de que el dispositivo funcione mal y posiblemente incluso se produzca un cortocircuito. Junto con el cortocircuito, la acción podría causar daños permanentes al amperímetro, además de presentar un riesgo para la salud de la persona que opera el dispositivo. Por estas razones, se recomienda permitir que solo personal calificado opere esta herramienta.