Medical billing experts rely on a specialized type of coding procedures to categorize illnesses, diagnoses and treatments in a standardized chart.

Un analista de reclamos médicos trabaja en una compañía de seguros privada u organización gubernamental para procesar reclamos de atención médica de pacientes. Él o ella está capacitado para interpretar los códigos y la terminología que se usan comúnmente en la facturación médica para comprender completamente el papeleo que envían los proveedores de atención médica . El analista de reclamos médicos debe determinar si acepta o rechaza la cobertura para los pacientes según las pautas de la política, los diagnósticos y los servicios que se brindaron en el hospital. Para ser un analista exitoso, una persona debe estar muy orientada a los detalles y tener sólidas habilidades de comunicación e informática.

Las personas compran pólizas de seguro médico para cubrir la mayor parte de las experiencias en caso de que necesiten visitar el hospital o el consultorio de un médico. Cuando una persona realmente recibe pruebas de diagnóstico y tratamiento, el médico transmite sus registros médicos a un especialista en facturación para que codifique la información y la envíe a la compañía de seguros. Los expertos en facturación médica se basan en un tipo de procedimiento de codificación especializado para categorizar enfermedades, diagnósticos y tratamientos en un cuadro estandarizado. La información codificada se transmite a un analista de reclamos médicos en la compañía de seguros del paciente para un procesamiento cuidadoso.

Cuando el analista recibe información, lee atentamente los gráficos para comprender todo sobre la visita al hospital del paciente. El analista recupera la póliza del paciente, determina si cubre los servicios prestados y procesa el reclamo en consecuencia. El analista decide si fue necesaria una visita y si los detalles de la póliza realmente cubren el tratamiento recibido. Él o ella deben seguir rigurosamente los estándares legales y de la compañía con respecto a la confidencialidad del paciente, los procedimientos de facturación adecuados y las técnicas de reembolso.

Las habilidades técnicas y de comunicación son generalmente esenciales para realizar el trabajo. Un analista de reclamos médicos generalmente recibe información por correo electrónico y utiliza programas de software especializados para ingresar y manipular datos de reclamos. Él o ella habla con frecuencia con especialistas en facturación médica por teléfono y por correo electrónico para aclarar la información.

Los requisitos de educación y capacitación para convertirse en analista de reclamos médicos varían entre las regiones y las empresas. La mayoría de los empleadores prefieren contratar analistas que hayan completado programas de grado asociado en tecnología de la información de salud de universidades comunitarias acreditadas. Algunas grandes empresas requieren que los solicitantes de puestos de analistas de reclamos médicos tengan una licenciatura en enfermería, farmacia o administración de empresas. Además de completar los programas escolares, los nuevos analistas suelen pasar varias semanas en formación en sus lugares de trabajo bajo la supervisión de profesionales experimentados.

Una vez que un nuevo analista se siente cómodo con las tareas laborales, generalmente se le permite procesar reclamos menores que los supervisores consideran relativamente fáciles de manejar. Con experiencia y habilidades comprobadas, el analista puede comenzar a trabajar de manera más independiente y asumir tareas más difíciles. Muchos analistas de reclamos médicos que se desempeñaron bien en su trabajo durante muchos años tienen la oportunidad de convertirse en gerentes de departamentos completos de reclamos en sus empresas.