Aula receptiva: Estrategias para la enseñanza inclusiva

Anuncios

Un aula receptiva es un aula donde el instructor promueve un entorno de aprendizaje académico y social simultáneo, con un fuerte énfasis en la autonomía y el fomento de la confianza de los estudiantes. Este enfoque es eficaz en una variedad de entornos y puede tener un impacto dramático en las habilidades de aprendizaje y los problemas de conducta, incluso en distritos escolares con problemas. Es más eficaz cuando toda la escuela adopta un enfoque de aula receptiva y utiliza esta técnica para guiar sus políticas y prioridades educativas.

Un salón de clases receptivo puede incluir una combinación de estudiantes con discapacidades de aprendizaje.

Los maestros que adoptan este enfoque creen que los estudiantes necesitan desarrollar habilidades sociales a medida que desarrollan las académicas, y que un salón de clases donde los estudiantes se sientan seguros para explorar y comunicarse puede resultar en mejores resultados para los estudiantes. En un aula receptiva, el maestro considera las necesidades individuales de los estudiantes y piensa en cómo equilibrar a los estudiantes de diferentes antecedentes culturales, sociales y académicos. El aula también puede incluir una combinación de estudiantes con discapacidades de aprendizaje y otros problemas que pueden afectar su capacidad para aprender y crecer, y estos también deben considerarse.

Anuncios

En un aula receptiva, los instructores animan a los estudiantes a hacer preguntas y participar.

El instructor en un aula receptiva hace preguntas abiertas que alientan a los estudiantes a interactuar con el material y entre ellos. Los estudiantes no memorizan ni repiten el material, sino que se basan en lo que aprenden mediante debates en el aula. Es probable que participen en el trabajo en grupo, donde se dividen en grupos más pequeños para discutir el tema de interés. Los instructores animan a los estudiantes a cometer errores y a aprender de ellos proporcionando un entorno en el que los errores son una oportunidad de crecimiento en lugar de una humillación o un castigo.

En el aula receptiva, los niños juegan un papel activo en establecer el tono. Ayudan al maestro a establecer y hacer cumplir las reglas del aula. También interactúan entre sí y pueden asumir un papel de liderazgo en las lecciones. En escuelas completas, los estudiantes pueden reunirse como colectivo al comienzo del día para una reunión matutina, un período de registro en el que participan en actividades interactivas, socializan y hablan sobre cualquier problema académico o personal que puedan experimentar. Esto crea vínculos entre los estudiantes y fomenta la cooperación en una variedad de tareas.

Anuncios

Los maestros pueden recibir capacitación en el aula receptiva en el proceso de adquirir títulos de educación o mediante talleres después de graduarse y obtener sus credenciales. Estos talleres son una forma de educación continua y pueden variar en complejidad. Un simple taller de fin de semana podría brindar algunos consejos sobre cómo cambiar comportamientos en el aula, mientras que un curso más largo podría permitir que un instructor establezca un aula totalmente receptiva y trabaje con el resto de la escuela para promover el uso de este enfoque en la enseñanza.