Significado | Concepto | Definición:

Un barco de vapor es una embarcación que utiliza vapor como fuente de energía. El vapor empuja una gran rueda de paletas o una turbina , dependiendo del diseño del barco de vapor, y esto hace que el barco se mueva. Mucha gente usa el término “barco de vapor” para referirse a los barcos de vapor interiores o pequeños, mientras que “barco de vapor” se prefiere para los barcos de alta mar y los barcos de vapor más grandes. Los barcos de vapor son en gran parte anacrónicos ahora, pero en un momento fueron un medio de transporte importante dentro y entre naciones de todo el mundo.

Un barco de vapor utiliza vapor como fuente de energía.

Algunas embarcaciones modernas, como los submarinos nucleares, utilizan técnicamente energía de vapor, pero no se clasifican como barcos de vapor porque su sistema de generación de energía es marcadamente diferente al de los barcos de vapor tradicionales.

Los barcos que utilizan energía nuclear también funcionan con vapor. Estas embarcaciones utilizan reactores nucleares para alimentar turbinas de vapor, y la reacción nuclear genera un calor intenso que a su vez puede crear vapor para las turbinas.

Los submarinos nucleares utilizan energía de vapor.

Las bases para la máquina de vapor se establecieron ya a finales del siglo XVII, aunque tomó casi un siglo desarrollar una máquina de vapor en funcionamiento. La llegada de la máquina de vapor fue un acontecimiento importante en la historia de la humanidad, ya que sentó las bases para la Revolución Industrial y más tarde se utilizó como base para otros tipos de máquinas.

Las máquinas de vapor comenzaron a usarse en los barcos para reemplazar las velas, y el barco de vapor rápidamente dominó la industria del transporte marítimo, ya que era más rápido y confiable que el velero.

Muchas personas en los Estados Unidos asocian los barcos de vapor con los barcos de ruedas de paletas que surcaban el río Mississippi. Barcos de estilo similar también viajaban a lo largo de las principales vías fluviales de otros países, lo que permitió a los comerciantes y exploradores penetrar rápidamente en regiones remotas. Los barcos de vapor más grandes se dirigieron al mar abierto, transportando personas de manera más confiable que los veleros.

Uno de los ejemplos más famosos de un barco de vapor fue el Titanic , que ostentaba brevemente el título del barco de vapor más grande del mundo.

Los motores diésel y de gasolina reemplazaron a los barcos de vapor, aunque se siguieron produciendo a vapor hasta la década de 1980. Muchos barcos de vapor modernos funcionan como piezas de museo, en lugar de barcos funcionales.

Las personas interesadas en los barcos de vapor pueden aprender más sobre ellos en los museos dedicados a la historia de los barcos de vapor, y también pueden realizar paseos en barcos de vapor restaurados o réplicas. En algunas partes del mundo, también es posible detectar un barco de vapor comercial en funcionamiento entre otros barcos de una flota más grande.

Antes de la adopción generalizada de los motores diésel, los remolcadores de vapor con ruedas de paletas se utilizaban a menudo para mover barcos dentro de un puerto.