Un cargador de teléfono celular es un dispositivo que se utiliza para recargar la batería en una unidad de teléfono móvil . A menudo, un cargador básico viene con el teléfono celular cuando se compra. En algunos casos, se pueden comprar cargadores adicionales que tienen características adicionales.

Un cargador de celular.

Hay muchos tipos diferentes de cargadores de teléfonos móviles para elegir. Entre los más populares se encuentran los cargadores de pared, los cargadores de automóviles, los cargadores de viaje, los cargadores rápidos y los cargadores instantáneos. Muchos propietarios de teléfonos móviles pueden tener uno o más de estos otros tipos de cargadores, según las situaciones en las que se encuentren.

Los teléfonos celulares deben recargarse de forma rutinaria.

El cargador de pared es el tipo más común de cargador de teléfono celular. Tiene un enchufe estándar diseñado para adaptarse a los puntos de venta del país en el que se vendió. En algunos casos, este cargador de teléfono celular puede venir con algunas características adicionales, como una estación de acoplamiento para el teléfono. Sin embargo, esto puede disminuir la funcionalidad del teléfono, ya que no se puede usar mientras se carga. El cargador de viaje suele ser muy similar al cargador de pared, pero suele ser menos voluminoso y puede incluir clavijas que se pliegan para facilitar el viaje. En algunos casos, el cargador de viaje ha reemplazado al cargador de pared como el estándar incluido con el teléfono.

Los cargadores de viaje para teléfonos móviles están diseñados para conectarse al encendedor de cigarrillos de un vehículo.

El cargador de coche es otra opción muy popular. Este cargador tiene un adaptador que permite que se conecte al puerto de CC de un vehículo, comúnmente conocido como encendedor de cigarrillos. Es especialmente útil para aquellos que viajan mucho y necesitan acceso constante a sus teléfonos móviles.

Un cargador rápido se parece mucho a un cargador de pared, pero es un cargador de teléfono celular más potente, capaz de cargar teléfonos en solo una fracción del tiempo que normalmente tomaría. Para la mayoría de los modelos, cargar un teléfono lleva de dos a tres horas. Los cargadores rápidos anuncian la capacidad de cargar el teléfono en menos de una hora, en muchos casos. Sin embargo, los consumidores deben saber que algunos cargadores rápidos pueden acortar la vida útil de la batería.

Los cargadores instantáneos son baterías de un solo uso y no reemplazables. Por lo general, no reemplazan la batería instalada, sino que se conectan al teléfono como lo haría un cargador normal. Estos son útiles en situaciones de emergencia cuando la batería de un teléfono celular está baja o muerta. El trabajo de este tipo de cargador es simplemente transferir corriente de una batería a la siguiente.

Al comprar un cargador de teléfono celular, es importante entender que solo porque funciona con su marca de teléfono, es posible que no funcione con su modelo. Asegúrese de hacer una referencia cruzada entre el número de modelo del paquete y su propio teléfono. En muchos paquetes, la parte de conexión del cargador al teléfono está fuera del resto del paquete, lo que le da al consumidor la oportunidad de probar la conexión, si tiene su teléfono celular con él. Esta es la forma más infalible de asegurarse de tener la conexión correcta.

Si una batería ya no retiene la carga, debe reemplazarse.