Muchas importaciones y exportaciones internacionales requieren un director de operaciones como parte de los manifiestos de envío.

Un certificado de origen (CO o COO) es un documento que proporciona información sobre el origen de un producto que se envía. En este caso, “origen” se refiere a la nación de fabricación o al país en el que el producto fue modificado más recientemente o cambiado sustancialmente. En los casos en que los productos incluyen componentes de varios países, el certificado de origen suele declarar la nación que contribuyó con el mayor porcentaje de materiales en términos de precio de compra. Estos documentos deben incluirse en los manifiestos de envío para muchas exportaciones e importaciones internacionales.

Un manifiesto de envío típico generalmente enumera los orígenes de los productos de todos modos, pero también se puede requerir un certificado de origen adicional, según la nación de origen y el lugar al que se envían los productos. Numerosas empresas elaboran certificados de origen estándar que las personas pueden completar con toda la información necesaria, y también es posible generar el documento desde cero. Las empresas que envían mercancías a nivel internacional con regularidad pueden tener un programa informático que les haga certificados de origen.

Hay varias razones por las que puede ser necesario un certificado de origen. En el caso de naciones que tienen acuerdos de libre comercio entre sí, el COO se usa para demostrar que las tarifas y tarifas deben reducirse o eximirse del envío. En otros casos, los certificados de origen se utilizan para documentar el movimiento de mercancías a través de la frontera con el fin de controlar las cuotas y realizar un seguimiento de las importaciones y exportaciones. Los tratados y acuerdos comerciales suelen especificar cuándo y dónde se requerirán los certificados de origen.

Algunas naciones exigen certificados de origen para algunos productos, pero no todos, de otros países. Por lo general, es posible obtener una lista específica para que alguien pueda ver si se necesitará o no el documento. Por ejemplo, una empresa que tenga la intención de enviar suministros médicos fabricados en Suiza a Nueva Zelanda puede consultar con las autoridades comerciales para ver si se requerirá o no un certificado de origen.

El etiquetado del país de origen de los productos también es algo que algunos consumidores esperan y exigen. Los consumidores pueden querer evitar productos de países que no desean apoyar o buscar productos fabricados en otras naciones. Un certificado de origen facilita la documentación de dónde se fabricaron los productos para que las etiquetas sean precisas y los consumidores puedan tomar decisiones informadas cuando tomen decisiones sobre lo que quieren comprar en la tienda.