Significado | Concepto | Definición:

Más a menudo referido simplemente como un círculo de calidad , un círculo de control de calidad (CCC) es un enfoque de gestión que implica aportaciones de varias fuentes diferentes dentro de la estructura de una empresa. El propósito de un círculo de control de calidad es identificar la presencia de un problema de desempeño específico dentro de la empresa, determinar el origen del problema y luego desarrollar un proceso que ayude a corregir o resolver el problema sin desencadenar problemas adicionales en otras partes de la estructura operativa. . Identificado por primera vez como una técnica de gestión específica en Japón, el proceso ahora se utiliza en una serie de empresas de todo el mundo, desde pequeñas empresas locales hasta corporaciones multinacionales.

Un círculo de control de calidad implica la participación de varias personas dentro de una empresa.

La formación de un círculo de control de calidad implica la identificación de personas clave con responsabilidades laborales similares o relacionadas dentro de la operación. Idealmente, este grupo estará en condiciones de observar el nivel de eficiencia que tiene lugar dentro de sus áreas específicas de experiencia e identificar problemas potenciales que podrían impactar negativamente esa eficiencia y conducir a la producción de productos inferiores. Con el fin de compartir sus observaciones y obtener ayuda para superar estos posibles obstáculos, el círculo normalmente se reunirá de alguna manera con regularidad, en el entendido de que pueden tener lugar reuniones más frecuentes cuando y según sea necesario.

Dentro de la estructura de un círculo de control de calidad, el grupo normalmente identifica a un facilitador de grupo, junto con alguien que es responsable de tomar notas oficiales de la reunión y hacer que esos documentos estén fácilmente disponibles para todas las partes involucradas en el proceso. Por lo general, un CCC incluirá algún tipo de medidas de responsabilidad, lo que facilitará la asignación de tareas específicas asociadas con la resolución de un problema determinado y el seguimiento del progreso de esas tareas. Algunos círculos serán muy estructurados y algo formales, mientras que otros operarán con un enfoque más informal, sin dejar de tener suficiente organización para identificar y resolver de manera efectiva los problemas de calidad.

No existe una única forma correcta de formar un círculo de control de calidad. El tamaño y la naturaleza general de la empresa involucrada a menudo afectarán la estructura organizativa del grupo. Además, el círculo puede funcionar estrictamente en calidad de asesor, haciendo sugerencias que los propietarios y los altos directivos tengan en cuenta. En otras ocasiones, el círculo de control de calidad puede recibir amplios poderes para desarrollar e implementar procesos que aborden un problema de calidad. Cuando este es el caso, el círculo normalmente informa los hallazgos y las acciones previstas a los propietarios de la empresa en la parte frontal, y proporciona informes de estado en la parte posterior a medida que el problema se acerca a la resolución.