La clonación de SIM es el proceso en el que se duplica una tarjeta SIM legítima . Cuando se completa la clonación, la información de identificación de la tarjeta SIM clonada se transfiere a una tarjeta SIM secundaria separada. La tarjeta secundaria se puede utilizar en un teléfono diferente mientras todas las llamadas y los cargos asociados se atribuyen a la tarjeta SIM original. La frase clon de SIM se usa a menudo para referirse a la tarjeta SIM que se ha duplicado con éxito.

La clonación de SIM podría lograrse más fácilmente con teléfonos celulares más antiguos.

Una duplicación exitosa depende de la capacidad del usuario para extraer el IMSI (Identificador de abonado móvil internacional) y la clave de autenticación (Ki) de la tarjeta SIM. Si bien una IMSI es relativamente fácil de identificar, encontrar el Ki puede resultar mucho más difícil para el usuario novato. Es posible que sea necesario utilizar dispositivos y programas de software separados para descifrar el Ki.

Puede ser difícil comunicarse con una persona durante una emergencia si la llamada se realiza mediante un teléfono usando un clon.

Participar en actividades que pueden resultar en una clonación de SIM es ilegal. En la década de 1990, las empresas que brindaban servicios celulares reconocieron los problemas que presentaba la clonación de SIM y comenzaron a tomar medidas para frustrar el negocio de la clonación. Las nuevas medidas de seguridad, como la incorporación de operaciones de seguridad, dificultan la obtención de un clon de SIM. Ahora, si una tarjeta SIM detecta que se ha activado la clonación, la tarjeta SIM puede volverse inoperable. Mientras que hace unos años la clonación podía realizarse por radio, las personas ahora deben tener acceso físico a la tarjeta SIM original.

Tarjeta SIM.

Aunque la clonación de SIM era más fácil con los modelos más antiguos de teléfonos móviles y todavía se puede realizar técnicamente en la actualidad, completar con éxito una clonación es muy difícil para algunos y prácticamente imposible para la mayoría. La mayor parte de la tecnología disponible actualmente para facilitar la clonación está destinada a funcionar solo en modelos más antiguos de teléfonos. El software anti-manipulación en V2 de tarjetas SIM 3G hace que la clonación de nuevas tarjetas SIM y sus dispositivos correspondientes sea un esfuerzo perdido.

Vista de cerca de una tarjeta SIM.

Por muy atractivo que pueda parecer obtener un clon de SIM para las personas que desean utilizar dos teléfonos con un número de teléfono, las dificultades legales y técnicas deberían desalentar cualquier intento de clonar tarjetas SIM. También debe tenerse en cuenta que, aunque el uso de un clon puede parecer conveniente en algunos aspectos, los problemas de seguridad también pueden presentarse como resultado del uso del clon. Los organismos encargados de hacer cumplir la ley pueden tener dificultades para comunicarse con una parte lesionada o angustiada si un teléfono realiza una llamada de emergencia utilizando un clon. Esto se debe a que los clones comprometen el servicio basado en la ubicación GSM del que dependen las tarjetas SIM.

Algunas tarjetas SIM están empaquetadas dentro de una tarjeta más grande para protegerlas de daños antes de su uso.