Un comité de desarrollo comunitario puede estar formado por propietarios de negocios locales que se unen para mejorar la economía del área.

Un comité de desarrollo comunitario es un tipo de junta de planificación que a menudo existe como parte de un concejo municipal electo u otro grupo de liderazgo municipal electo. Los miembros del comité pueden ser elegidos o pueden ser voluntarios que participan en el comité como un aspecto de sus otras funciones. En general, un comité de desarrollo comunitario se enfoca en temas de desarrollo económico , así como en desarrollo urbano y vivienda. También pueden discutir la política comunitaria, así como proyectos de revitalización para mejorar la comunidad y convertirla en un lugar productivo, seguro y económicamente viable para vivir.

Un comité de desarrollo comunitario podría discutir los proyectos de revitalización de la comunidad, como la instalación de nuevas farolas por motivos de seguridad.

Uno de los trabajos más comunes de un comité de desarrollo comunitario es revisar los proyectos propuestos relacionados con el desarrollo de viviendas en la comunidad. El comité podría revisar los planes y compararlos con las ordenanzas de zonificación locales en un intento de determinar los permisos que deben obtenerse, cualquier efecto en los impuestos locales y los impactos comunitarios generales del proyecto. Las comunidades no quieren emprender proyectos que sean demasiado costosos o que puedan ser perjudiciales para la comunidad en su conjunto; el comité de desarrollo ayuda a garantizar que esto no suceda. En algunos casos, el comité de desarrollo también discute la logística de un proyecto, como las empresas o contratistas que se contratarán, siempre que no existan conflictos de interés.

Para las propiedades que son propiedad de la ciudad, el comité de desarrollo comunitario también puede hacer recomendaciones para su venta. Hasta cierto punto, regular el entorno empresarial de la ciudad o municipio podría ser parte de sus tareas, al igual que garantizar que las empresas y los fabricantes se mantengan dentro de las regulaciones de zonificación. Por ejemplo, el comité de desarrollo comunitario podría negarse a permitir la instalación de una planta de fabricación o una instalación de procesamiento de desechos junto a una escuela, basándose en las leyes de zonificación y planificación de la ciudad.

La revitalización de la comunidad también es una parte importante del trabajo de muchos comités de desarrollo comunitario. El comité podría discutir formas de aumentar el turismo o la participación de la comunidad en el área, apoyar a las empresas locales o respaldar el trabajo que se debe realizar para hacer del área un lugar más seguro para vivir. Por ejemplo, la instalación de alumbrado público, el reemplazo de aceras peligrosas o la pintura o remodelación de las fachadas de negocios en las calles principales son ejemplos de revitalización comunitaria. Esto puede involucrar solicitudes de subvenciones, revisión de propuestas u otro trabajo que requiera la participación de varias personas diferentes. Como resultado, estos comités generalmente se reúnen al menos una vez al mes, si no más a menudo.