Los compañeros de trabajo, o compañeros de trabajo, son personas que comparten un lugar de trabajo entre sí. El estudio de la dinámica de los empleados ha interesado a muchos psicólogos, ya que las relaciones entre personas que trabajan juntas pueden volverse bastante interesantes y muy complejas. Muchas personas tratan con compañeros de trabajo a diario, porque trabajan para empresas con varios empleados.

Los compañeros de trabajo son compañeros de trabajo que tienen el mismo estatus o posiciones.

A muchas personas les gusta distinguir entre un compañero de trabajo y un subordinado o supervisor, considerando al primero como un colega del mismo estatus, en lugar de alguien superior o inferior en la cadena alimentaria de la empresa. Los compañeros de trabajo pueden ocupar puestos similares o comparables y, a menudo, tienen niveles similares de poder y autoridad en una organización. Esto los distingue de los supervisores, que pueden emitir directivas, y de los subordinados, que reciben órdenes. Muchas personas esperan que la igualdad de condiciones con sus colegas garantice un trato igualitario y una buena relación laboral.

Se debe evitar chismear sobre compañeros de trabajo.

Debido a que los compañeros de trabajo a menudo trabajan juntos en espacios cerrados durante largas horas, es posible que establezcan amistades que se pueden mantener fuera del lugar de trabajo. Otras personas pueden preferir permanecer más distantes, enfocándose en ser corteses pero no necesariamente amigables con aquellos con quienes trabajan para diferenciar claramente entre el trabajo y la vida personal. Estos espacios cerrados también pueden sesgar la relación en la dirección opuesta; algunas personas tienen relaciones extremadamente adversas con sus colegas.

Se pueden establecer amistades entre compañeros de trabajo.

Mucha gente está familiarizada con el concepto del compañero de trabajo molesto o desagradable, como lo indica una mirada casual a la sección de empleo y carreras de una librería. Especialmente en una oficina pequeña, puede ser un desafío trabajar con personalidades difíciles, lo que lleva a algunas personas a buscar asesoramiento profesional sobre cómo manejar sus colegas y las disputas de la oficina. Muchas autoridades recomiendan una comunicación clara y abierta entre las personas que comparten un lugar de trabajo, para garantizar que los pequeños problemas se resuelvan rápidamente antes de que se conviertan en problemas importantes. También es una buena idea que las personas que están solicitando un trabajo miren el lugar de trabajo para probar la dinámica de los empleados y ver cómo podrían encajar.

Las personas pueden pasar tiempo después del trabajo con sus compañeros de trabajo.

Al interactuar con compañeros de trabajo, los empleados deben tratar de recordar que el entorno de trabajo es un lugar único y que algunas personas pueden sentirse incómodas con la excesiva amabilidad, la política o el intercambio de información personal. Los compañeros de trabajo también pueden enfrentarse entre sí, especialmente cuando la competencia por una promoción se vuelve feroz. Es una buena idea que los trabajadores se abstengan de chismear sobre otras personas en su lugar de trabajo, por muy tentador que sea. Al mantener las relaciones profesionales y neutrales, los empleados pueden ayudar a prevenir posibles acusaciones de acoso o comportamiento inapropiado.

Algunos compañeros de trabajo establecen amistades de apoyo fuera de la oficina.