El costo real es la cantidad total de materiales, costos de mano de obra y cualquier costo indirecto directamente asociado que se puede cargar a un proyecto específico. Esto es diferente del costo estándar, aunque ambos enfoques se utilizan a menudo para evaluar la rentabilidad de un proyecto determinado. Con los costos reales, el objetivo es desglosar los detalles específicos de los costos involucrados con el proyecto y determinar si el proceso de producción asociado con el proyecto de hecho está funcionando con una eficiencia óptima.

El costo real suma los materiales, la mano de obra y otros costos que se deben restar para determinar las ganancias.

Comprender la diferencia entre el costo estándar y el costo real es muy importante cuando se analizan los gastos asociados con un trabajo o proyecto determinado. El costo estándar asume un valor estándar y usa esa cifra para rastrear el uso de recursos. Este seguimiento suele adoptar la forma de horas o de la cantidad de unidades consumidas, y puede identificar la variación entre la producción y el consumo. Por el contrario, el costo real se refiere solo a los costos incurridos durante el curso del proyecto, y no a las unidades producidas.

El costo real en una instalación de fabricación incluye costos indirectos directos.

Determinar el costo real es muy importante cuando se trata de juzgar la rentabilidad de cualquier proceso de producción. Saber cuánto cuesta realmente participar en esa producción durante un período específico, como un mes, facilita la comparación de los ingresos que se generan durante el mismo período. Si el costo real fue excedido por la cantidad de ingresos recibidos durante el mismo período, entonces la empresa está operando con ganancias. De lo contrario, este cálculo de este costo puede motivar a los dueños de negocios a observar más de cerca cada gasto involucrado con el proceso de fabricación e identificar formas de reducir costos y aumentar las posibilidades de ser rentables.

Comparar el costo real de producción de un período determinado con períodos anteriores también puede ayudar a identificar situaciones en las que el costo de producción aumenta por alguna razón. Si este aumento demuestra ser una tendencia continua, observar cada uno de los factores involucrados puede dar pistas sobre lo que está sucediendo. Por ejemplo, una investigación puede revelar el hecho de que una cantidad excesiva de horas extraordinarias es la razón de los costos de producción más altos. Si este es el caso, la empresa puede analizar de cerca las razones por las que se realizaron las horas extraordinarias y determinar si existe una mejor manera de organizar el uso de mano de obra para compensar este aumento. Desde esta perspectiva, el cálculo del costo real se considera una herramienta valiosa que ayuda a mantener la eficiencia del proceso de producción.

Comprender la diferencia entre el costo estándar y el costo real es muy importante cuando se analizan los gastos asociados con un proyecto determinado.