Significado | Concepto | Definición:

En general, un crisol es un recipiente o plato que se usa para contener una muestra dentro de un horno de alta temperatura. Un crisol de cerámica está hecho de un material cerámico, como arcilla cocida al horno . Los crisoles cerámicos son química y físicamente estables a altas temperaturas, por lo que se utilizan para trabajar con materiales que deben manipularse a temperaturas muy altas, como metales y vidrios.

Mujer sosteniendo un libro

Los crisoles de cerámica se utilizan comúnmente en la fabricación, particularmente en la metalurgia , el análisis y el control de calidad. También son herramientas comunes en entornos de investigación en campos como la ciencia de los materiales, la ciencia de la Tierra y la ingeniería . Los crisoles también se pueden encontrar en uso en las artes, ya sea para trabajar con metales o pigmentos.

La característica que hace que un crisol sea útil es la capacidad de soportar temperaturas más altas que cualquier material que se coloque en su interior. Esto permite que el material dentro del crisol se derrita y manipule sin destruir el recipiente. Ser física y químicamente estable a altas temperaturas es una característica también conocida como refractaria.

Las cerámicas en sí son sólidos no metálicos, inorgánicos, cristalinos o amorfos que se han cocido, enfriado y vidriado durante su creación. Comúnmente conocidas en el contexto de la cerámica , las cerámicas se caracterizan por su superficie lisa y relativamente inerte. Una superficie inerte, o superficie no reactiva, no solo es útil, sino que es esencial para un crisol. Si la superficie es reactiva, los materiales dentro del crisol mismo pueden comenzar a mezclarse con el contenido del crisol a altas temperaturas.

Se puede fabricar un crisol de cerámica a partir de una variedad de materiales de partida que incluyen sílice, circón, espinela , alúmina y magnesita. La composición química deseada del crisol de cerámica depende de la aplicación, ya que cada composición reacciona de manera diferente a la temperatura y la presión. Los crisoles de alúmina son particularmente comunes ya que son relativamente económicos y soportan una amplia variedad de ambientes de temperatura.

Independientemente de la aplicación, se deben considerar una variedad de características al seleccionar un crisol de cerámica. La composición química suele ser la característica más significativa, ya que impacta de manera más directa las temperaturas y presiones a las que será útil el crisol. Otras características relevantes incluyen la capacidad total, la forma general y el espesor de la pared y el fondo.

Los crisoles de cerámica se han utilizado para trabajar con metales desde alrededor del 5000 a. C. Utilizado en la fundición de cobre , estaño y hierro a lo largo de la historia, el diseño de los crisoles ha cambiado y evolucionado a medida que se han desarrollado las técnicas metalúrgicas. El hecho de que el diseño y el uso de los crisoles hayan cambiado a lo largo del tiempo los hace históricamente interesantes y bastante útiles para los arqueólogos. Los primeros crisoles eran de forma irregular, a menudo de grosor inconsistente y, por lo general, no eran extremadamente refractarios. Los crisoles más modernos se fabrican con un conjunto casi ilimitado de especificaciones y se usan a temperaturas y presiones más altas de lo que alguna vez se hubiera soñado.