Cuando un hablante de inglés habla de un “gato gordo”, esa persona se refiere a alguien que tiene una alta posición social, o alguien con reputación de éxito, con la implicación de que el individuo también es rico. El término “gato gordo” relaciona la riqueza con una cintura grande y una billetera “gorda”. Este término es una etiqueta algo despectiva.

Los términos que describen a los ricos surgieron con la Revolución Industrial.

El término “gato gordo”, según los historiadores del lenguaje, se originó a principios del siglo XX, en un momento en que los “barones ladrones” o “plutócratas” controlaban gran parte de la riqueza de Estados Unidos, así como de otros países desarrollados. Muchas personas de menor riqueza usaron este término en forma de burla al referirse a aquellos que sentían que no merecían su riqueza y estilos de vida opulentos. Con el tiempo, la frase ha sobrevivido como parte de la observación social general de clase.

En términos de su etimología, el término “gato gordo” tiene mucho en común con algunas otras frases que usan la misma alegoría animal. Por ejemplo, cuando alguien dice “cuando el gato no esté, los ratones jugarán”, están estableciendo un contraste entre un gato, que representa al jefe, y los ratones, que representan a los trabajadores de nivel de entrada o de primera línea. Aquí, el gato es visto como un animal depredador y uno que controla el comportamiento de otros que están más abajo en la cadena alimentaria.

Otra frase se ha desarrollado alrededor de la misma alegoría para ilustrar el reverso de la idea. Si alguien dice “los ratones siempre están trabajando cuando el gato gordo está cerca”, esto vincula la idea del gato depredador con la idea del jefe rico o “gordo” que se asegura de que los subordinados trabajen duro. También presenta el mismo uso despectivo de “gato gordo” para implicar que las personas principales de una organización tienen mucha riqueza.

Es importante tener en cuenta que el uso de la frase “gato gordo” es a menudo superficial y que no todas las personas que reciben este título tienen en realidad mucho patrimonio neto. En las sociedades financieras modernas y complejas, es completamente posible que alguien controle una gran organización y no tenga activos proporcionales, especialmente cuando se trata de una responsabilidad financiera. Muchas veces, cuando los investigadores miran de cerca los bolsillos de los “gatos gordos”, encuentran que debido a deudas, fraudes u otros problemas, el individuo en realidad no es rico y, de hecho, puede deber mucho más de lo que vale. Esto muestra cómo el uso del crédito puede oscurecer significativamente la verdadera situación financiera de una persona, y cómo un término como “gato gordo” se puede aplicar incorrectamente, incluso si el estilo de vida o la imagen de la persona se ajusta al estereotipo.