Significado | Concepto | Definición:

Un generador de energía es un dispositivo que transforma cualquier forma de movimiento en electricidad utilizable. Si bien esto normalmente se logra mediante un tipo de motor de pistón o diseño de volante, hay muchos tipos de generadores de energía en uso por parte de clientes residenciales y comerciales. La composición de un generador de energía eólica , por ejemplo, aprovecha la energía del viento para hacer girar los rotores que están conectados a un dispositivo de recolección de energía. Los generadores de gas y los que funcionan con energía solar funcionan de una manera completamente diferente, pero esencialmente producen el mismo resultado, por lo que pertenecen a la misma categoría. Las grandes plantas de fabricación utilizarán un generador de energía para alimentar maquinaria compleja que requiere un consumo constante de energía, y las empresas eléctricas a menudo implementan un generador de energía masiva para complementar ciudades enteras con electricidad.

Una turbina diseñada para generar energía a partir del viento.

A medida que la tecnología prospera en todo el mundo, la energía limpia es un tema que se visita con frecuencia. Los líderes mundiales buscan constantemente formas innovadoras de acabar con la dependencia del petróleo de su país, y un generador de energía renovable suele ser la respuesta. Las turbinas de viento, los paneles solares y las represas hidroeléctricas son solo algunas de las formas innovadoras de lograr esta tarea. Dado que estas tecnologías finalmente se están volviendo asequibles para el consumidor promedio, el próximo milenio debería mostrar un cambio masivo en la forma en que los consumidores reciben energía. Eventualmente, habrá un generador de energía de algún tipo dentro de cada hogar y negocio en todo el mundo, eliminando la necesidad de un servicio público para suministrar electricidad.

La energía solar es una forma limpia de generar energía.

Un generador de energía submarina es actualmente un gran tema entre los funcionarios mundiales porque aprovecha las olas del océano para generar electricidad para las ciudades costeras. En el fondo arenoso del océano se instalan enormes turbinas que giran varios cientos de veces por minuto para aprovechar la marea natural que siempre está en movimiento y, en esencia, se ven y funcionan exactamente como un generador de energía eólica. Ambos dispositivos transmiten la energía recolectada a un motor central que gira y produce electricidad. En ese punto, se conecta a una red central para su distribución o se almacena dentro de grandes baterías para su almacenamiento.

La mayoría de los generadores domésticos funcionan con gasolina o diesel.

Lo más probable es que el mundo siga dependiendo del generador de energía de gas durante las próximas décadas porque es el más fácil de implementar y el más disponible. Casi todos los vehículos del mundo tienen un generador de gasolina en forma de alternador , y aunque la tecnología está presente para recolectar esta energía por otros medios, no es ni de lejos asequible para el consumidor medio. Durante un corte de energía o un desastre natural, el generador de gas sigue siendo, sin duda alguna, el dispositivo al que recurren la mayoría de los consumidores, y es poco probable que los años de dependencia de este tipo de generador de energía desaparezcan pronto.

La energía de las olas es la energía que se aprovecha de los movimientos naturales de los océanos.

Un motor de gas se usa a menudo para encender generadores, creando electricidad para uso en exteriores o en hogares o negocios.