Los hidrófonos son esencialmente dispositivos que están configurados para captar el sonido bajo el agua y convertirlo en señales de audio que pueden traducirse en datos medibles. Esta forma de micrófono subacuático facilita la exploración de grandes masas de agua, incluso en profundidades y en circunstancias que descartan el uso del buceo como medio de exploración. Construido como un transductor piezoeléctrico , el hidrófono convierte el audio en una señal eléctrica que se puede documentar y trazar.

Los submarinos utilizan el sonido para detectar embarcaciones enemigas, sin embargo, su propia posición puede ser revelada por cualquier ruido que hagan.

El hidrófono se basa en la generación de electricidad para funcionar. En la construcción del dispositivo se utilizan materiales piezoeléctricos como un transductor estanco. El transductor que se utiliza para alimentar un hidrófono a menudo también puede controlar la función de varios tipos de equipos de sonda , como un dispositivo de sonda de exploración lateral. A diferencia del equipo de sonar, un hidrófono funcionará solo como un receptor y no emitirá ningún tipo de señal que rebote cuando se encuentre con algún tipo de objeto sólido.

Los destructores usan hidrófonos de sonar para escuchar si hay submarinos enemigos.

En muchos casos, el hidrófono está recubierto de algún tipo de material que brindará protección al dispositivo, pero que tampoco interferirá con la recepción de la entrada de audio. La carcasa suele tener la forma de un tubo largo que tiene un diseño flexible y se puede remolcar detrás de un barco de inspección. El hidrófono y la carcasa se pueden bajar a casi cualquier profundidad y seguir funcionando.

A medida que se recopilan los datos, el hidrófono transmite la información a un panel de control en el barco. El software convierte los datos en gráficos y otras imágenes que se pueden estudiar con más detalle. Dependiendo del espaciado y la frecuencia de las señales de audio captadas por el hidrófono, los resultados pueden identificar un área que el barco de inspección desea explorar con más detalle.

Una aplicación del hidrófono es monitorear la incidencia de ecos submarinos que indican la presencia de explosivos en el área inmediata. Esta aplicación puede ayudar a un barco de inspección a localizar minas antiguas que necesitan ser desactivadas, además de ser una herramienta importante durante la guerra para evitar la destrucción de un barco o submarino por armas enemigas.