Los hipermercados pueden ser útiles para ayudar a las familias a obtener más artículos por el dinero asignado en el presupuesto familiar.

También conocidos como grandes superficies, los hipermercados son grandes establecimientos minoristas que combinan las líneas de productos que se encuentran en una tienda de comestibles con las que se encuentran en una tienda de comestibles. La última encarnación de este tipo de mercados también puede incluir una farmacia de servicio completo, así como una pequeña cantidad de tiendas especializadas ubicadas cerca de la entrada de la tienda. Considerado uno de los diseños de tiendas grandes más convenientes, el hipermercado se ha convertido en un fenómeno mundial, con cadenas minoristas en casi todos los países del mundo que utilizan este modelo minorista.

Uno de los principales beneficios de comprar en un hipermercado es la posibilidad de gestionar la mayoría de las necesidades de compra en una ubicación central.

La historia del hipermercado se remonta generalmente a principios de la década de 1960. Surgieron dos prototipos para el diseño posterior del hipermercado. En los Estados Unidos, una supertienda conocida como Thrifty Acres abrió sus puertas en Grand Rapids, Michigan. En un año, el minorista europeo Carrefour inauguró un hipermercado en Sainte-Geneieve-des-Bois, Francia. Si bien el modelo minorista funcionó bien, el formato general no comenzó a despegar hasta finales de la década de 1980, cuando los grandes minoristas en el Reino Unido y los Estados Unidos desarrollaron sus propios formatos de hipermercados únicos y comenzaron a construir estas tiendas combinadas en más áreas.

La proliferación de hipermercados puede afectar negativamente al negocio de las tiendas más pequeñas.

Si bien la mayoría de los minoristas han creado su propio diseño de hipermercado particular asociado con su marca, la mayoría tiene algunos componentes básicos en común. Las farmacias suelen estar ubicadas cerca del frente de las tiendas, un factor que las diferencia de la mayoría de las farmacias independientes, donde las recetas se surten en la parte trasera del establecimiento. Muchos también colocan los alimentos y otras tarifas del supermercado en un extremo del diseño de piso abierto, y la mercancía de los grandes almacenes en el extremo opuesto. Los carriles de caja normalmente se encuentran dentro del área media del piso, lo que permite un fácil acceso desde cualquier departamento dentro de la tienda. Desde 2000, muchos diseños de hipermercados requieren la inclusión de quioscos de autoservicio, lo que permite a los clientes escanear, empaquetar y pagar sus artículos sin la ayuda de un empleado de la tienda.

A full-service pharmacy may be part of a hypermarket.

On of the major benefits of shopping at a hypermarket is the chance to manage most shopping needs at one central location. It is possible to do the grocery shopping, select clothing and electronics, purchase plants, and fill prescriptions all under one roof. In superstore designs that include specialty shops, it is also possible to visit a styling salon, conduct banking transactions, and even get an eye examination and purchase eyewear. In addition to the convenience, hypermarkets also often offer extremely competitive pricing, which is especially helpful for people with a tight household budget

While there is no doubt that the hypermarket offers convenience and can save money, many communities have begun to oppose the building of these superstores within their boundaries. Local businesses often can’t compete with the prices offered by the larger competitors, and even large chain grocers and department stores may find it difficult to remain in business when a superstore is built nearby. Opponents fear that if the proliferation of hypermarkets is not kept in check, other retailers would eventually close, and thus limit the shopping options open to consumers.