Un horno inteligente es un aparato que tiene una apariencia similar a un horno microondas o tostador. Puede estar hecho de acero inoxidable o aluminio y, por lo general, tiene una ventana de vidrio y un panel de control en el frente. Está diseñado para sentarse en una encimera o mesa pequeña. Este horno a menudo está equipado con tecnología diseñada para recordar los tiempos de cocción, cocinar los alimentos de manera uniforme y evitar que se quemen.

Los hornos inteligentes de mesa se pueden comprar en acero inoxidable para complementar otros electrodomésticos.

El cuerpo de metal de un horno inteligente generalmente se deja sin pintar. La puerta de vidrio de este horno puede estar teñida de negro o gris. Las perillas y las pantallas digitales de temperatura se encuentran normalmente en el lado derecho del horno. Puede haber una manija en la parte superior o lateral de la puerta, que tira hacia abajo o hacia un lado, para que una persona pueda colocar alimentos en la máquina.

El interior de este horno eléctrico suele tener una rejilla para colocar las bandejas para hornear. Este estante a veces se puede ajustar hacia arriba o hacia abajo moviéndolo en las ranuras ubicadas a ambos lados del interior de la unidad. Esto podría beneficiar al usuario al permitirle colocar moldes para hornear más grandes dentro del aparato.

Un horno inteligente puede estar equipado con un dispositivo de escaneo que puede leer los códigos de barras de muchos productos alimenticios. Este escáner puede programar el horno a la temperatura correcta y establecer la cantidad de tiempo adecuada para que el artículo se cocine. Esto puede facilitar una cocción adecuada y garantizar que un plato no se queme.

Por lo general, hay elementos calefactores en la parte superior, inferior y laterales de un horno inteligente. Por lo general, se calientan a la misma temperatura exacta. Esto puede ayudar a reducir la cantidad de energía necesaria para hornear y ayudar a que los alimentos se cocinen más rápido y de manera más uniforme.

Aunque este tipo de hornos no son tan rápidos como un microondas típico, generalmente pueden cocinar los alimentos más rápido que un horno tradicional. Esto puede deberse a que no necesitan tanto tiempo para calentarse. Algunos modelos afirman acelerar el proceso de cocción hasta en un 30%, en comparación con los hornos domésticos normales.

Estos tipos de hornos pueden ser costosos de comprar. Sin embargo, normalmente son piezas de equipo de cocina muy duraderas que pueden durar varios años. También pueden ahorrar dinero a los propietarios en sus facturas de energía y reducir la cantidad de comida desperdiciada debido a una cocción inadecuada. Por estas razones, un horno inteligente puede ser una buena inversión para muchas personas.